Elige qué tipo de Pilates es ideal para ti

0
Tipos de Pilates

El método Pilates, que eligen millones de personas para cuidar cuerpo y mente, ha ido evolucionando y, actualmente, existen distintas maneras de ponerlo en práctica. Utilizando accesorios diversos, realizando sus movimientos en el agua, o incluso suspendidos en el aire… Descubre los tipos de Pilates y elige aquel que pueda aportarte mayores beneficios.

El Pilates se basa en la realización de una serie de movimientos y ejercicios, algunos más “duros” de lo que pudiera parecer, que juntos ayudan a incrementar la fuerza, el tono muscular, la resistencia y la flexibilidad. La capacidad de concentración, la postura y la respiración son también elementos básicos, que lo convierten en un método global que combina el trabajo físico y psíquico.

La superficie dónde se realizan esos ejercicios, los accesorios o el tipo de rutina que se sigue en cada sesión han dado lugar a distintos tipos de Pilates que conviene conocer.

El método Pilates y sus modalidades: ¿cuál te conviene?

Si estás pensando en apuntarte a Pilates, infórmate bien sobre qué tipo de Pilates se practica en el gym o centro al que vas a acudir. El método tiene numerosas modalidades. Algunas se centran en el trabajo de fuerza, otras persiguen incrementar la flexibilidad, o mejorar el autocontrol… también tienes Pilates con rutinas específicas para perder peso, para ayudar a la recuperación tras una lesión o para aumentar la resistencia física.

¿Qué es mejor el pilates en el suelo o con máquinas? ¿Qué accesorios puedes usar para empezar a hacer Pilates? Fíjate en las modalidades de Pilates que tienes a tu alcance y elige la que más puede ayudarte en tus objetivos.

1. Pilates en suelo o en colchoneta

Hacer Pilates

wavebreakmedia || Shutterstock



Es el Pilates original, que combina movimientos suaves y constantes con ejercicios de mayor intensidad. Es el ideal si te inicias en el método y quieres descubrir todas sus posibilidades. Es perfecto para empezar a aprender los movimientos y controlar la respiración ganando fuerza y elasticidad. A este Pilates clásico, se han ido incorporando distintos accesorios para conseguir una mayor variedad en cada sesión y para incrementar, en algunos casos, la dificultad de los ejercicios. Entre los accesorios más utilizados tienes:

  • Pelota (Fitball). La pelota utilizada en el Pilates Fitball contribuye a mejorar el equilibrio y la coordinación de movimientos. Es además un accesorio perfecto si tu objetivo es conseguir una mayor flexibilidad en todo tu cuerpo.
  • Banda elástica. Añade resistencia a cualquier movimiento y es ideal para fortalecer especialmente los músculos del core y de los brazos.
  • Aros. La rutina con el aro de Pilates está recomendada si ya dominas los movimientos y ejercicios básicos. Su uso ayuda a trabajar los músculos más pequeños de la espalda y de las extremidades superiores, y, además, la capacidad de concentración.

2. Pilates con máquinas

¿Qué es mejor, pilates con máquinas o suelo?

Uber Images || Shutterstock

Este tipo de Pilates incorpora aparatos específicos para lograr un entrenamiento más intenso, que poco tiene que envidiar al que logran otras máquinas habituales en cualquier gimnasio. Estos aparatos han dado lugar a diversas modalidades de Pilates como por ejemplo:

  • Pilates Reformer. Se practica con la máquina Reformer, una especie de cama que incorpora una plataforma superior que se desliza sobre rieles. Los ejercicios se realizan tumbada y en ella se trabajan especialmente espalda y abdomen. Si quieres un Pilates que te permita aumentar tu fuerza muscular, éste es el tuyo.
  • Pilates Cadillac. Es un aparato similar al anterior pero que incorpora una estructura superior en la que puedes colocar otros accesorios (abrazaderas, poleas..). Permite practicar multitud de ejercicios con elevado nivel de dificultad pero con total seguridad e impacto cero. Ideal para mantenerte en plena forma trabajando al mismo tiempo la fuerza y la flexibilidad.
  • Silla para Pilates. Es otra de las máquinas diseñadas por el creador del método, Josehp Pilates, pensada principalmente para trabajar el área inferior del cuerpo. Muy utilizada para fortalecer la pelvis y la columna vertebral.

3. Nuevas modalidades de Pilates

Pilates en suspensión

El método ha sabido evolucionar y adaptarse a las necesidades concretas de todos sus seguidores dando lugar a nuevos tipos de Pilates, algunos realmente innovadores como el Aqua Pilates, con todos los beneficios de esta disciplina pero, además, realizando los ejercicios en el medio acuático para favorecer la relajación y minimizar cualquier impacto o el Pilates Aéreo, que se realiza con ayuda de una banda elástica ancha sujeta en el  techo y permite hacer ejercicios “acrobáticos”.

Si quieres, también puedes optar por el Hot Pilates, practicado en una sala que mantienen una elevada temperatura (unos 35º) para favorecer la eliminación de toxinas o el Pilates Aeróbico, una de las modalidades con mayor aceptación, que consiste en unir a los movimientos del Pilates ejercicios aeróbicos para lograr una mayor quema de calorías.  ¿Con cuál te quedas?