Nadar más rápido: ejercicios y consejos para conseguirlo

Nadar más rápido

La ejecución técnica es muy importante en una gran cantidad de deportes y disciplinas físicas, pero cuando hablamos de natación, su importancia adquiere nuevas dimensiones. Sin una técnica adecuada de natación, incluso alguien con una excelente condición física puede descubrirse luchando por avanzar sin grandes progresos.

Limitarse a mover los brazos y las piernas más rápidamente habitualmente sólo servirá para salpicar más y cansarte antes. Sin embargo, una vez se adquiere una técnica correcta la sensación es muy gratificante: notarás enseguida cómo te deslizas a mucha mayor velocidad y con menos esfuerzo. Si quieres mejorar tu velocidad de natación, sigue estos consejos:

1. Mueve la pierna entera

Es un error muy común, al nadar en estilo de crol, mover sólo la parte inferior de la pierna. Si das tus patadas sólo desde la rodilla, no sólo estarás perdiendo buena parte del impulso, sino que desequilibrarás tu cuerpo. Los muslos tienen una musculatura muy potente, no te olvides de ellos.

Para trabajar esto, puedes empezar por usar aletas. Estas ayudan a acostumbrarse a mover la pierna entera gracias a la resistencia que ofrecen. De esta manera, tu cuerpo asimilará el movimiento con naturalidad, para luego reproducirlo sin ellas.



Para hacer aún más incidencia en la importancia del movimiento de las piernas, prueba a ponerte un elástico que mantenga unidos tus tobillos, como si llevaras una monoaleta. De esta forma, evitarás uno de los errores más frecuentes en natación y te verás aún más obligado a nadar como una sirena, que es el movimiento a buscar.

2. Patadas cortas

Puede parecer una indicación contradictoria con la anterior, pero no es así. Cuando nades en estilo libre o crol, procura no dar patadas demasiado amplias. El pie no necesita rebasar demasiado la línea que forma el resto del cuerpo. Se trata de conseguir un impulso constante y regular, por lo que no necesitas patadas grandes y demasiado enérgicas que te desestabilicen.

3. Mantente estirado

Al nadar, también es muy importante que mantengas tu cuerpo todo lo estirado posible. No importa el estilo de natación que elijas. La espalda recta, las piernas estiradas, impulsándote desde la cadera, y los brazos extendidos por completo en la fase de impulso. Del mismo modo, mantén la cabeza recta, apuntando hacia abajo. Muévela sólo para coger aire, y sólo lo necesario para esto.

Es muy común ver a nadadores principiantes luchando por mantener la cabeza fuera del agua, pero sólo los socorristas que necesitan ver al auxiliado deben nadar así. Si no mantienes la cabeza gacha, todo el equilibrio de tu cuerpo se altera, y tu fricción al agua aumenta.

4. Empuja el agua

Parece evidente, pero no lo es tanto. Muchos nadadores principiantes se concentran más en el inicio de la brazada que en acabarla, como si fueran escaladores cogiéndose a las rocas altas para soltarlas una vez están a la altura de su cadera. En el agua, hacer esto es un gran desperdicio de energía. Mantén el movimiento de tu brazada hasta el final, de forma que te asegures de que sacas todo el impulso posible de tu movimiento.

Una forma de trabajar con el movimiento de brazada es, al meter la mano en el agua con el brazo estirado, recogerlo en línea recta hasta que la mano está a la altura del pecho, y luego hacer un giro alrededor de las costillas hasta colocar la mano junto a la cadera, con la palma mirando hacia los pies, y ahí acabar de extender el brazo hacia abajo. Es un movimiento exagerado, pero su objetivo es enseñarte a maximizar el aprovechamiento de cada brazada.

Recuerda que, al nadar, sólo avanzas cuando empujas agua en reposo. Seguir empujando el agua que ya has empezado a mover proporciona menos impulso, por eso se procura siempre ampliar el rango del movimiento a lo largo de la brazada.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Albert Massana (instructor de fitness)

Técnico Superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas por el Instituto La Bastida. En lo que respecta a su experiencia en el fitness y los deportes, ha trabajado en un gimnasio de artes marciales dando clases y sesiones dirigidas de fitness, aeroboxing, GAP y pilates, así como preparando planes de entrenamiento con bases de alimentación incluidas. En la actualidad, es editor y redactor de contenidos y se considera un gran aficionado al deporte y a la tecnología.


42 artículos