5 accesorios ideales para mejorar tus entrenamientos de natación

0
Material para nadar

Si te encanta nadar y practicando este deporte te sientes como pez en el agua, descubre los accesorios que pueden ayudarte a mejorar en tus entrenamientos de natación. Con ellos ganarás técnica y batirás tus propias marcas.

Velocidad, potencia y resistencia en el agua son algunos de los aspectos que mejoran con esfuerzo y a base de horas dando brazadas. Además, tienes accesorios para entrenar natación que resultan especialmente eficaces a la hora de trabajar estilos concretos y corregir pequeños defectos. Conseguir más potencia en las piernas, incrementar la velocidad a la hora de deslizarte o fortalecer el tronco, para alcanzar una total estabilidad en el agua, son objetivos que podrás trabajar con mayor facilidad si incluyes determinados accesorios de natación en tu entreno.

Material que te ayudará a rendir más en natación

Poco necesita un nadador para practicar su deporte favorito, ya que el equipamiento básico es bastante sencillo. Un bañador para nadar, preferentemente en tejido PBT (polibutilenoterefrlalato), flexible y resistente, un gorro de baño y tal vez unas gafas protectoras es prácticamente lo único imprescindible, pero a la hora de entrenar, para arañar décimas en cada carrera, las exigencias aumentan. Fíjate en los siguientes accesorios para entrenar natación porque pueden hacer mucho a la hora de sacar máximo partido a cada uno de tus entrenos:

1. Tabla de natación

Las típicas tablas de corcho o espuma, que se emplean para enseñar a nadar a un niño, son también una excelente herramienta para utilizar en un entrenamiento de natación y, sobre todo, para mejorar la técnica de crol. Su principal objetivo es lograr que centres tu esfuerzo en las extremidades inferiores.

Apoyar los brazos en ella, te ayuda a flotar para que puedas mover las piernas más deprisa y con más fuerza. Simple, efectiva y perfecta para mejorar en tu lucha contra el cronómetro.

2. Paletas

Las tienes de distintos tipos y están pensadas para fortalecer brazos y hacer cada brazada más efectiva. Algunas tienen forma de guante (con una parte plana que hace de “remo” en la palma de tu mano) y otras funcionan igual pero se sujetan con tiras de velcro o elásticas. En general, nadar con paletas favorece el desarrollo de la musculatura de los brazos porque obliga al nadador a elevarlos, sacándolos del agua, un poco más en cada brazada.



Algunos deportistas las utilizan para mejorar su técnica, por ejemplo, colocando solo una paleta en aquel brazo en el que detectan menor potencia a la hora de nadar.

3. Pull – Buoy

Este innovador complemento para entrenos de natación es especialmente recomendable si tu objetivo es trabajar la parte superior del cuerpo. Se trata de un elemento flotante, hecho en espuma y con forma de “8”, que se coloca entre los muslos para que tus piernas floten y trabajes más intensamente la musculatura del tronco y de los brazos.

Es una herramienta de trabajo eficaz para mejorar la posición aerodinámica al nadar y resulta muy útil para mejorar los estilos de natación, en especial, en el estilo mariposa o en pruebas de natación en aguas abiertas (triatlón). También puede colocarse entre los pies (tobillos) para hacer el entrenamiento aún más intenso.

4. Snorkel de natación

Es uno de los accesorios para entrenar natación que poco a poco se ha ido imponiendo entre los deportistas de alto nivel que realizan entrenamientos con series de alta intensidad. El snorkel es un tubo que facilita la respiración, ayudando a nadar más deprisa y en línea recta, reduciendo la necesidad de realizar los giros cabeza que implica la toma de aire.

Hay que matizar que no es igual a los snorkels que se utilizan para bucear en la playa, sino un accesorio de entrenamiento de natación específico que queda totalmente sujeto a la cabeza del nadador y permite una mayor concentración en el propio movimiento de brazos y piernas.

5. Aletas

Estas son, sin duda, otros de los accesorios ideales para mejorar el rendimiento en natación. Favorecen el impulso a la hora de mover las piernas mejorando la propulsión en el agua y se utilizan principalmente en los entrenamientos de velocidad. Las más largas están indicadas para principiantes y las cortas para nadadores experimentados.

Este accesorio de natación es ideal para trabajar la flexibilidad de los tobillos y también se utiliza para corregir el defecto de la “patada cruzada”, es decir, para evitar que tus pies choquen y se entorpezcan el uno al otro a la hora de nadar a toda velocidad.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos