Asfalto, césped o tierra: ¿cuál es la mejor superficie para correr?

0
Terreno para correr

Cada runner tiene sus preferencias y cada superficie sus pros y sus contras. No hay una mejor que otra, simplemente son diferentes. Tendrás que tener en cuenta tu condición física y los objetivos que persigas antes de decidir cuál es la superficie ideal por la que debes correr. ¡Sigue leyendo!

Una carretera, un camino de tierra, la orilla del mar o una pista de atletismo… En realidad, todo es suelo que pisas, pero con características muy distintas que conviene conocer porque influyen a la hora de dar cada paso. Cuando haces running, tus piernas y todo tu organismo se tienen que adaptar al nivel de esfuerzo que exige cada recorrido. La superficie por la que corres determina el impacto que sufren tus extremidades inferiores, influyendo, de manera directa, en aspectos como la velocidad o la resistencia en carrera.

Los distintos terrenos para entrenamientos de running

Los expertos coinciden en que lo ideal es variar y correr en superficies diferentes para tener un entrenamiento más completo que evite caer en el estancamiento y en la monotonía que puede suponer realizar siempre el mismo recorrido de running. Fíjate en lo que te ofrece cada superficie a la hora de correr:

Asfalto

¿Quieres correr sobre asfalto? En una pista asfaltada puedes disfrutar al máximo de tu deporte favorito, sobre todo si tu objetivo es ganar velocidad corriendo. En principio, una pista de estas características es lisa y homogénea y puedes correr sin tener que estar pendiente de posibles obstáculos en tu recorrido. Como desventaja de correr en asfalto, es, sin duda, la superficie más dura a la que te enfrentas y el impacto en cada zancada se nota, por lo que, unas zapatillas con óptima amortiguación resultan indispensables.

Material sintético

Si entrenas para mejorar tus marcas como runner en cuanto a velocidad, una pista preparada y recubierta con material sintético es la mejor superficie para correr. Está pensada para que entrenes a toda velocidad sin preocuparte de factores externos y te ofrece, además, la ventaja de un impacto menor en cada pisada. Es ideal para entrenos con intervalos o sprints y también si quieres hacer un circuito que incluya no solo correr sino también otros ejercicios.

Tierra

Para las articulaciones, la tierra siempre resulta menos dura que el asfalto. Esto supone una ventaja pero, generalmente, se trata de correr sobre un terreno irregular, no exento de peligros si hablamos de torceduras o esguinces. Es una buena superficie para correr si quieres hacer un entrenamiento de running más relajado y flexible, que te mantenga en excelente forma física, tonifique el conjunto de tu musculatura y además te permita disfrutar del contacto con la naturaleza.



Si eliges salir a correr por la montaña, los desniveles, los posibles obstáculos (regueros, socavones...), la necesidad de hacer giros para cambiar de dirección o de realizar variaciones en tu velocidad, harán que ese entrenamiento sea de los más completos porque te aportará resistencia, velocidad y mayor fuerza en el conjunto de la musculatura (core incluido).

Arena

Se acerca el verano y correr por la playa es una posibilidad más que apetecible. Recuerda que, en este caso, es preferible hacer running en zonas donde la arena esté más compacta y dura, es decir, en la orilla. Además, para correr en esta particular superficie, tu técnica debe cambiar porque necesitarás elevar más las rodillas en cada zancada.

Césped

Es una de las mejores superficies para correr sobre todo si te inicias en el deporte del running porque sobre ella es fácil corregir y mejorar la técnica en carrera. La hierba amortigua la pisada, resulta muy agradable para un corredor y la única precaución que debes tener en cuenta es que, en realidad, no ves el suelo que pisas, que puede esconder algún desnivel que no puedas detectar a tiempo.

Analiza los pros y contras de cada tipo de suelo y teniendo en cuenta las posibilidades a tu alcance, tus objetivos y tus preferencias, elige, en tu caso, la superficie ideal para practicar running. ¿Cuál escoges entonces?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos