Así puedes acabar con la rutina cuando sales a correr

0
Motivación para salir a correr

Si corres con frecuencia y ya tienes un buen nivel de entrenamiento, no es extraño que practicar running empiece a resultarte algo monótono. Si esto te ocurre, es importante romper con la rutina al salir a correr para no caer en la desmotivación y acabar tirando la toalla antes de tiempo. ¿Quieres saber cómo motivarte para correr sin perder la motivación?

Llega un momento en el que realizar siempre el mismo recorrido, a la misma hora y durante el mismo tiempo se vuelve aburrido. El organismo se habitúa a un nivel similar de exigencia en cada carrera y el estancamiento no tarda en aparecer. No ver progresos en tu entreno y saberte el recorrido de memoria hacen que empiece a no apetecerte demasiado enfundarte las zapatillas. Necesitas un cambio ¡ya!

Cómo variar tu rutina al correr

Correr cada día es una saludable costumbre que no tiene que resultar repetitiva. Tienes numerosos recursos para cambiar tu entrenamiento de running y lograr que esto no suceda. Para combatir las excusas al salir a correr, prueba por ejemplo:

Cambia tu recorrido

Aprovecha el running para explorar tu ciudad y planifica nuevas rutas urbanas. Si ya conoces la situación de cada bordillo, cada socavón y cada farola que incluye tu recorrido, es momento de cambiar. Si siempre corres en plano, ve por zonas con cuestas o desniveles y, si puedes, haz algún trayecto por una superficie distinta al asfalto. Una carrera por campo, o por un parque o jardín, es una excelente opción para variar.

Haz un entrenamiento diferente cada día

Puedes romper la rutina a la hora de correr alternando la carrera de fondo, prolongada en el tiempo y a ritmo constante, con otra basada en series cortas. También puedes optar, una vez por semana, por entrenos que incluyan intervalos de alta intensidad (HIIT). Cambiar los ritmos en carrera es la mejor manera de no aburrirte corriendo y de mejorar tus propias marcas.

Practica el entrenamiento cruzado

Son muchos los runners que lo hacen para no caer en la rutina al correr. Combinar el running con otras actividades deportivas como la natación, el ciclismo o el power walking (una buena caminata a paso ligero), evita la monotonía y siempre da excelentes resultados.

Entrena Fartlek

El Fartlek es una técnica de entrenamiento de origen sueco que se basa en “jugar” con las distancias y con las velocidades para incrementar potencia y resistencia. Un día a la semana puedes hacer un entreno de estas características combinando, por ejemplo: 300 metros de carrera rápida + 200 metros de trote + 30 segundos de descanso + 200 metros en cuesta… Establece tu propio plan según objetivos y ¡cambia!

Algunas ideas para huir de la monotonía al correr

Si te has propuesto acabar con la rutina en el running, ten en cuenta que la clave no solo está en el propio entrenamiento. sino en pequeños detalles que también influyen. Prueba a modificar tus horarios. Si sales a correr cada mañana, sorprende a tu organismo con una carrera al atardecer. Verás que tu entorno y tu recorrido parecen distintos.



Otra buena idea para que la rutina no se instale en tu deporte favorito, es practicarlo, de vez en cuando, en compañía. Salir a correr con un amigo o en grupo incrementa la motivación. Podéis, incluso, poneros pequeños retos o pruebas para que el “gusanillo” de la competición sirva de acicate.

Algunos runners recurren a la música para romper con la rutina al correr. Puedes probar a llevar tu propia banda sonora mientras haces deporte y comprobar resultados.

Por último, recuerda que a veces la rutina se instala en los momentos previos a la carrera, es decir, en el calentamiento. Si siempre realizas los mismos ejercicios y estiramientos antes y después de correr, el aburrimiento acecha. Tienes multitud de opciones para hacer un calentamiento para correr, tan divertido como eficaz. Lo importante es variar para que empieces la carrera con la motivación extra que te impulse a continuar.