Correr en ayunas adelgaza: ¿mito o realidad?

0
Correr 10 km diarios

Para algunos es la mejor manera de quemar más cantidad de calorías y grasas y para otros es una mala práctica que puede llegar a poner en riesgo la propia salud. ¿ Seguro que correr en ayunas es la mejor opción para adelgazar? Merece la pena descubrir qué hay de cierto en esta afirmación.

Parece lógico: si corremos con el estómago vacío, nuestro cuerpo tirará de sus reservas y perderemos más peso, pero esta teoría, así expuesta, resulta demasiado simple y no siempre funciona. Antes de decidirte a adelgazar haciendo running en ayunas, debes conocer los pros y contras de este hábito para tener claro si es lo que realmente te conviene.

¿Corriendo con el estómago vacío perderé más peso?

Realizar cualquier deporte supone incrementar el consumo de energía que el organismo necesita para llevarlo a cabo. Esto es así independientemente de si haces ejercicio antes o después de ingerir alimento. Aunque parezca una obviedad, conviene recordarlo. Si decides empezar a perder peso y quemar grasa corriendo, el running te ayudará a conseguirlo, sin importar demasiado si te enfundas las zapatillas habiendo desayunado o no.

Cada caso es distinto y la idea de que correr en ayunas adelgaza, no siempre es del todo cierta.



Respecto a la disminución de tejido adiposo, numerosos expertos apuntan a que correr en ayunas sí puede suponer una mayor pérdida de grasas acumuladas porque, al no ingerir alimento alguno, especialmente hidratos desde la noche anterior, las reservas de glucógeno serán mínimas y probablemente el organismo tirará de esas grasas para obtener la energía que necesita. Hay que recordar que para que esto ocurra la actividad aeróbica deberá desarrollarse al menos 30 - 40 minutos.

Como ves, existen distintas opiniones y determinar si correr en ayunas es mejor para adelgazar, no es sencillo porque depende de varios factores:

1. La intensidad y duración del ejercicio

La quema de más o menos calorías y grasas va a depender de tu nivel como runner y de tu método de entrenamiento. Es el gasto calórico por carrera lo que va a influir en la progresiva pérdida de peso y no tanto lo que hayas comido en los minutos previos. Lógicamente, si has corrido 5 minutos a trote suave, la quema de calorías será bastante reducida hayas desayunado o no.

2. La dieta en su conjunto

El equilibrio entre la ingesta de alimentos y tu gasto diario de energía es la clave para adelgazar. Puede que, si has tomado una cena rica en carbohidratos para corredores, sea una buena opción entrenar en ayunas, en cambio, correr sin desayunar con idea de perder más peso, habiendo cenado muy poco, puede acabar con una situación no deseada en forma de fatigas, mareos o abandono de la carrera por falta de las fuerzas necesarias.

3. Las características personales y los objetivos planteados

Puede que corriendo en ayunas adelgaces, pero ¿te has planteado que tal vez lo que pierdas sea masa muscular? Algunos estudios señalan que, en ocasiones, el organismo de una persona con bajo índice de grasa corporal, que salga a correr sin el “combustible” necesario en forma de hidratos de carbono, puede acabar recurriendo a la proteína como fuente de energía, algo que no favorecerá el desarrollo de la musculatura.

 ¿Entrenar en ayunas o tomar algo ligero para adelgazar?

Es una decisión personal que debes tomar sabiendo que no siempre se adelgaza más corriendo en ayunas. Si te inicias en el running, no debes hacerlo porque tu cuerpo no está habituado al ejercicio aeróbico intenso y tendrías más riesgos que ventajas.

En la mayoría de los casos, un desayuno sano y ligero es más recomendable que comenzar a correr con el estómago vacío. Un zumo o una pieza de fruta, que de aportará carbohidratos simples, unas galletas o una rebanada pequeña de pan integral y un té o café que ayuden a ponerte en marcha, son opciones para correr con las energías necesarias, aguantar más tiempo y, por tanto, quemar más calorías. Ten en cuenta que si corres en ayunas, deberás tomar algo de alimento una vez finalizada la carrera y, en realidad, lo que cuenta es la diferencia entre las calorías que ingieres al día y las que gastas.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos