Correr en ayunas, ¿sí o no?

0
Deporte en ayunas

Para algunos es lo mejor y para otros es una práctica muy poco aconsejable. La decisión de correr o no en ayunas depende de distintos factores, especialmente del tipo de entrenamiento que vayas a hacer y del objetivo que te hayas marcado. Conoce los pros y contras del running en ayunas y elige la mejor opción para hacer ejercicio cada mañana.

Hacer deporte sin haber ingerido alimento alguno durante un largo periodo de tiempo (normalmente a primera hora de la mañana) tiene sus ventajas, pero también conlleva una serie de riesgos que debes sopesar a la hora de decidir si correr en ayunas es lo más conveniente.

Un buen desayuno, en el que no falten carbohidratos en su justa proporción, te aportará la energía que necesitas para entrenar a pleno rendimiento pero, si tu objetivo es quemar grasas, tal vez no sea la mejor idea. Es tu dieta en conjunto, la manera en la que vas a entrenar y tu propia condición física lo que determina si lo más adecuado es salir a correr en ayunas o es más aconsejable hacerlo después de tomar algo de alimento.

Pros y contras de correr en ayunas

Está claro que no conviene hacer deporte después de haber ingerido un comida copiosa, pero, respecto al ayuno previo a una carrera o a un entrenamiento con el estómago vacío hay teorías diversas. La clave para saber si correr en ayunas o no está en entender cómo funciona nuestro organismo cuando hacemos una actividad física intensa y de dónde obtiene la energía que necesita para realizarla. Entrenar o no en ayunas es decisión de cada runner, pero conviene conocer las ventajas e inconvenientes en cada caso.

Si corres tras una noche de descanso y sin haber tomado alimento alguno, a los pocos minutos de ejercicio, tu cuerpo tendrá que recurrir a sus depósitos grasos para obtener la energía que necesita para continuar corriendo. Si tu objetivo es perder peso, ésta puede ser la manera adecuada de entrenar para adelgazar.



Alimentos para definir el cuerpo

Rasulov || Shutterstock

Por el contrario, como desventaja principal hay que señalar que la falta de azúcares (glucosa), necesaria para alimentar nuestros músculos durante el entreno, puede hacer que aparezcan mareos o fatigas (la conocida como “pájara”) demostrándote, así, que salir a correr en ayunas no ha sido una buena idea.

¿Cuándo correr en ayunas y cuándo no?

A veces, simplemente por costumbre o por la falta de tiempo para preparar un desayuno equilibrado, decimos salir a hacer deporte en ayunas. En ningún caso estas son razones para hacerlo. Fíjate en algunos casos concretos en los que resulta desaconsejable salir a correr sin nada en el estómago y otros en los que esta práctica puede ayudarte a conseguir tus metas.

1. Principiantes. Son muchas las personas que se animan a hacer running como método saludable y efectivo para perder peso. Correr es una actividad aeróbica que puede ayudar a lograr este objetivo, pero siempre siguiendo un plan de entrenamiento progresivo. Si te inicias en esta actividad nunca es buena idea empezar realizando una larga carrera en ayunas buscando resultados inmediatos.

2.Entrenamientos de alta intensidad. Si vas a correr, trabajando potencia y velocidad e incluyendo en tu entreno intervalos (HIIT), tu cuerpo necesita la energía inmediata que proporcionan los carbohidratos ingeridos en un desayuno equilibrado. Este tipo de entrenamiento no permite correr en ayunas.

3. Largo recorrido a intensidad moderada. Si eres un runner experimentado que quiere quemar grasas durante el tiempo que dedica a su entrenamiento, hacer running en ayunas sí es una opción a tener en cuenta, siempre recordando que deberás correr al menos 30 – 40 minutos a baja intensidad para evitar la fatiga y lograr tu objetivo. De esta manera, no solo lograrás una mayor definición de tus músculos, sino que además incrementarás de forma notable tu resistencia en carrera.