Te contamos todos los beneficios de entrenar con barras

0
Entrenamiento con barras

La barra es un elemento muy simple pero realmente efectivo a la hora de ponerte en forma y mantener una masa muscular envidiable. Cuando conozcas todos los beneficios de entrenar con barras no dudarás en incorporarlas a tu rutina de fuerza.



Sentadillas, peso muerto, zancada, press banca… La barra permite realizar multitud de ejercicios proporcionándoles una mayor intensidad. Las tienes de varios tipos, desde la tradicional barra recta, hasta la que tiene forma de “W”, y todas admiten trabajar con o sin peso añadido para adaptarse al nivel y forma física de cada deportista.

Para aprovechar todas las ventajas de entrenar con barras primero debes dominar la técnica de este accesorio común en cualquier gimnasio o sala de musculación. La barra está pensada para que trabajes la fuerza y la potencia de manera que obtengas resultados evidentes en poco tiempo. Una vez que aprendas a utilizarla al empezar en el gimnasio y a sacarle máximo partido, no podrás prescindir de ella.

Los efectos beneficiosos de entrenar con barras

Es un error pensar que la barra solo es adecuada para la práctica del culturismo y para lograr el desarrollo extremo de la musculatura. Los beneficios de los ejercicios con barra van más allá del mero hecho de tener un torso en "V", por lo que, incorporarlos a tus sesiones de entrenamiento es una opción a tener en cuenta. Entre los aspectos positivos del entrenamiento con barras hay que destacar:

  • El trabajo con la barra se centra en la musculatura del tren superior: espalda, pectorales y brazos, ayudando a conseguir un core fuerte y estable, que no solo contribuye a mantener, en todo momento, una postura correcta, sino que influye en la mejora de resultados en el desarrollo de cualquier otra actividad deportiva.
  • Los músculos de la espalda son los grandes beneficiados de una rutina con barras bien ejecutada (¡ojo con las lesiones). Trapecios, deltoides y dorsales trabajan duro en ejercicios básicos como el peso muerto. Una espalda que cuente con una sólida musculatura es la mejor garantía contra lesiones o dolores, especialmente cotra aquellos que pueden presentarse en la zona lumbar.
  • El incremento de la fuerza y de la resistencia es el gran beneficio del entrenamiento con barras. Tanto si la utilizas sola, como si le añades discos de un peso determinado, los efectos de los ejercicios se traducen, con rapidez, en más volumen y potencia para tus músculos. ¿Quieres desarrollar tus bíceps y lograr unos magníficos hombros redondeados?, entrena con barras.
  • Excelente para quemar grasas. Es otra de las grandes ventajas de trabajar con la barra. A diferencia del entrenamiento con mancuernas, que se centra en el desarrollo de músculos concretos, la barra consigue movilizar grandes grupos musculares intensificando el trabajo de fuerza en conjunto. Esto hace que el organismo demande una gran cantidad de energía para realizar los distintos movimientos necesarios para levantar o empujar la barra. La consecuencia es una importante quema no solo de calorías, sino también de “combustible extra” en forma de grasas acumuladas. La quema de grasas se mantiene incluso una vez finalizado el ejercicio, porque los músculos continúan consumiendo gran cantidad de oxígeno para recuperarse del esfuerzo (efecto EPOC).
  • Aunque puedas pensar que mover la barra es solo cuestión de fuerza, entrenadores y expertos señalan, también, entre los beneficios del entrenamiento con barra, la mejora en la coordinación porque el hecho de trabajar con ella exige una óptima conexión sistema nervioso – músculos, de otro modo resultaría imposible realizar correctamente los distintos ejercicios.

Tronco firme, espalda sana, más fuerza y potencia en tus músculos, reducción de las grasas y de cualquier atisbo de flacidez sobre todo en tus brazos… Como ves, son muchos los beneficios de entrenar con barras.