Empezar a hacer ejercicio a los 40

Esta información ha sido verificada y aprobada por María Matilde Benosa (entrenadora personal) el 18 mayo 2024
Los looks deportivos ideales para entrenar

¡Bienvenido/a a los maravillosos 40 años! ¿A que no es para tanto? Cuando entramos en los 40, la gran mayoría de nosotros, experimentamos una serie de cambios y sensaciones, que nos hacen tomar determinadas decisiones. Entre las que está, el empezar a cuidarnos de manera más consciente, tanto por motivos de salud, frenando y retrasando el envejecimiento, como por motivos estéticos.

Con lo cual, si acabas de cumplir los 40 y piensas que puedes estar mejor físicamente, no lo dudes y empieza a ponerte en forma para disfrutar al máximo de esta epata de tu vida.



Nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio y cuidarte, así que no te preocupes si no te has preocupado mucho por tu línea los últimos años, porque con un poquito de esfuerzo y dedicación, ya verás cómo comienzas a sentir que tanto tu cuerpo y tu mente te lo agradecen, y tienes una mayor sensación de bienestar y equilibrio a nivel general.

¿Cómo empezar a practicar ejercicio si tienes 40 años?

Tanto hombres como mujeres llegados a los cuarenta empezamos a perder masa muscular y densidad ósea. Además, en el caso de las mujeres, son más propensas a sufrir enfermedades cardiacas, diabetes, osteoporosis, artritis y obesidad a partir de esta edad.

1. Caminar

Dedicando tan sólo 30 minutos diarios a hacer ejercicio, prepararás tu cuerpo para evitar estas y otras enfermedades. Y hacer ejercicio no significa cansarse muchísimo y machacarse en el gimnasio, ejercicio es, por ejemplo, andar. Puedes hacer una caminata a ritmo ligero en algún hueco que tengas a lo largo de tu día o rutina diaria.

2. Ejercicio aeróbico ligero y moderado

Aparte de caminar, entre otro de los ejercicios recomendados a partir de los 40 años es el ejercicio aeróbico. Este hace que tu corazón lata más rápido, tus vasos sanguíneos se ensanchen y, como consecuencia, tus músculos reciban más oxígeno. Suena bien, ¿verdad? Pues, para rematar, al hacer ejercicio aeróbico, tu cerebro libera endorfinas que permitirán mejorar tu estado de ánimo.

3. Entrenamiento con pesas

Otro tipo de entrenamiento que puedes hacer es un entrenamiento con pesas. No pretendemos que a estas alturas de la vida te aficiones a la halterofilia, pero realizar rutinas de ejercicio en las que incorpores pesas ayuda considerablemente a fortalecer los músculos, y a incrementar la densidad ósea. Lo cual permite corregir las malas posturas, y disminuye los dolores asociados a ellas.

Además, los entrenamientos con peso, si están bien confeccionados y ejecutados, también ayudan en la quema de grasas, tanto o más que otros ejercicios aeróbicos.

4. Yoga o Pilates

Una buena opción para comenzar a hacer ejercicio físico a los 40, es practicar deportes como el yoga o el pilates. Estos se centran principalmente en corregir y mejorar la postura corporal, trabajan la fuerza y el equilibrio, y ejercitan la flexibilidad y el estiramiento de los músculos.

Sea cual sea el deporte o el ejercicio que elijas practicar, ya sea andar, correr, saltar, o incluso bailar… ¿A qué esperas para empezar a sentirte bien ahora que has cumplido 40 años?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No