5 tips para relajarte después del gimnasio

0
Relajarse tras entrenar en el gimnasio

Tu cuerpo y tu mente necesitan un buen descanso después de hacer ejercicio, que facilite su recuperación y consiga que te sientas como nueva una vez finalizado el entrenamiento. Relajarte después del gimnasio es importante para que todo tu organismo vuelva, poco a poco, a su estado normal, previo al esfuerzo que acaba de realizar, pero ¿sabes qué hacer para lograrlo?

Tu rutina en el gym ha supuesto un duro trabajo para tu musculatura, que ha permanecido en tensión durante un tiempo considerable. Al esfuerzo físico que supone intentar realizar el número de repeticiones fijadas para cada ejercicio, levantar un peso determinado o aguantar más minutos sobre la cinta, la bici o la elíptica hay que sumar el trabajo mental de concentración que exige el entrenamiento.

Pasar de esa situación de máximo esfuerzo al estado de reposo no siempre es sencillo y los entrenadores coinciden en la importancia de hacerlo de la manera adecuada, para poder aprovechar todos los beneficios que implica el deporte. Dedicar unos minutos a relajarte después de entrenar evitará, por ejemplo, que te cueste conciliar el sueño si has hecho una rutina intensa a última hora del día, o que notes tus músculos agarrotados pasadas unas horas del final de la sesión.

¿Cómo relajarte después de entrenar?

Relajantes naturales después de hacer ejercicio

oneinchpunch || Shutterstock



No somos máquinas y el cuerpo necesita un mínimo de tiempo para relajarse tras trabajar en el gym y poder continuar, así, en plena forma evitando el cansancio excesivo y la sensación de estrés post entreno.

Hay que insistir en que uno de los trucos importantes para empezar con buen pie el periodo de relajación tras el ejercicio es terminar siempre una actividad física intensa de manera progresiva, nunca “de golpe”. Reduce el nivel de esfuerzo en los últimos minutos de tu entrenamiento y así, irás avisando a tu cuerpo de que debe ir bajando el grado de tensión muscular.

Además, pon en práctica alguno de los consejos que te damos para que la relajación después del gym te resulte sencilla

1. Estiramientos

Independientemente de la rutina de ejercicios que realices, terminar la sesión con unas series de estiramientos es esencial para favorecer la progresiva y suave elongación de los músculos que más duro han trabajado y para contribuir, además, a que “desconectes”, poco a poco, del esfuerzo que acabas de realizar.

2. Ducha o baño

Entrar en contacto con el agua es siempre un remedio excelente para conseguir relajarte después de hacer deporte. La manera de disfrutar del agua dependerá de tus preferencias y del ejercicio que hayas hecho. En este sentido, tan efectivo puede resultar sumergirte en un estupendo baño de agua templada, como probar una tonificante ducha de contraste (empezar con agua templada e ir, pasándote al agua fría). En ambos casos, notarás el efecto relajante del agua, perfecto para recuperarte después de entrenar.

3. Alimentos e hidratación

Lo que tomes después de la sesión también influye a la hora de lograr una óptima relajación después del gym. Hidratarte correctamente es básico tras el ejercicio y no solo debes hacerlo ingiriendo la suficiente cantidad de agua, también puedes recurrir a infusiones para evitar el cansancio. Manzanilla, tila, valeriana… Son perfectas para ayudar a relajarte al tiempo que tomas el líquido que tu cuerpo necesita. Si te apetece algo más fresco: zumos, frutas o batidos repondrán vitaminas y minerales que harán que te sientas mucho mejor tras el esfuerzo.

4. Masajes

Pocas cosas hay más relajantes que un buen masaje que elimine la tensión acumulada en cualquier área de tu cuerpo, tal vez dolorida tras un entreno intenso. Aliviar la sensación de piernas cansadas/pesadas, las molestias en cuello y cervicales, el dolor lumbar o una incómoda contractura… un masaje específico puede ser la mejor manera de relajarte después de tu rutina en el gym.

5. Meditación /yoga

Son muchos los deportistas que combinan su entrenamiento de musculación en el gym con la práctica del yoga. Las posturas y los movimientos pausados que incluye esta disciplina, las técnicas de respiración profunda que implica y la meditación, que también es parte fundamental, hacen que unos minutos de yoga para terminar la sesión resulten perfectos para lograr la relajación. Si lo prefieres, un simple paseo, disfrutando del entorno mientras respiras lenta y profundamente también puede ser un excelente remedio para lograr tu objetivo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

No entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.