Spinning en casa

0
spinning en casa. Adelgazar en casa



No es imprescindible apuntarte a un gimnasio para realizar spinning. Sí que es verdad que el hecho de estar en la clase, compartir espacio con otra gente y dejarte llevar por la música y las motivaciones del profesor es muy positivo, pero esto no significa que no se pueda practicar sin salir de casa.

A continuación te dejamos algunos consejos para que el spinning en casa sea tan productivo como en el gimnasio.

Ejercicios para practicar spinning en casa

Si bien existe ya el spinning a domicilio, lo que buscamos en este especial es que te gastes el menos dinero posible, por lo que te recomendamos es que adquieras (o consultes en Internet) vídeos de spinning y de otro tipo de ejercicios complementarios, subas el volumen de la música y te lances a practicar este deporte tan completo.

Aquí tienes algunos ejemplos de ejercicios de spinning en casa.

Rutinas de spinning en casa

Durante los primeros minutos de calentamiento es imprescindible que estires los cuádriceps, hombros, caderas y cuello. Una vez hayas pedaleado un ratito y hayas realizado tus ejercicios de calentamiento, tanto la música como la intensidad de los ejercicios debe aumentar, pedaleando a la máxima velocidad y, de forma opcional, levantarte del sillín algunos periodos. Así conseguirás adelgazar en casa gracias al Spinning.

Por último, al final de tu rutina, volverás a bajar el ritmo de la actividad con música igual de animada pero no tan rápida como antes.

Los últimos 5 minutos sí que pueden ser una canción lenta puesto que es el momento de volver a estirar los músculos tras el esfuerzo de la clase de spinning en casa.

Bicicletas de spinning

Si has decidido practicar spinning en casa, es imposible no gastarte dinero, puesto que necesitas comprarte alguna de las bicicletas de spinning que hay en el mercado, como las que te mostramos si pulsas sobre el enlace.

Música para spinning

El elemento más importante del spinning es, sin duda, la música elegida. ¿Por qué? Muy fácil. El hecho de estar subido en una bicicleta no permite mucha libertad de movimiento, por lo que la música, a veces en segundo plano, debe ser muy divertida para aguantar tanto tiempo realizando el mismo ejercicio. Una clase completa debe contener, de media, entre 10 y 12 canciones, las primeras para calentar, las centrales, más rápidas, para realizar el ejercicio completo y las 3 o 4 últimas para relajar y estirar.

Autor imagen: Jeremy Jenum.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No