Rutina Weider o Rutina Full body: ¿en qué se diferencian?

0
Rutina Weider vs Rutina Full Body

Son dos maneras muy distintas de realizar un entrenamiento en el gym pero que persiguen un mismo objetivo: incrementar la fuerza y el desarrollo muscular. Descubre las diferencias entre una Rutina Weider y una Rutina Full Body para saber cuál te conviene en cada momento.

Tienen en común que las dos son rutinas de fuerza, pero poco más. Aunque a simple vista puedan parecer similares, el plan de entreno de una Rutina Weider y una Full Body es absolutamente diferente, tanto si nos fijamos en el tipo de ejercicios que se realizan, como en el número de sesiones semanales que implica. También los resultados que se obtienen en cada tipo de rutina de entenamiento son distintos y, según sean tus objetivos y tu estado de forma general, deberás optar por una rutina u otra.

¿Cómo se trabaja en una Rutina Weider? ¿y en una Full Body?

El método de trabajo es lo que marca la diferencia entre una Rutina Weider y una Full Body. Conociéndolo, sabrás los pros y contras de cada una de estas rutinas.

1. Grupos musculares

Es el quid de la cuestión y lo que hace diametralmente distintas a estas dos formas de ejercitar fuerza. En una rutina Weider se trabaja intensamente un único grupo muscular, máximo dos, por sesión. Es, por tanto, una rutina parcial, mientras que, en una sesión de Full Body, entrenas la musculatura del cuerpo en su totalidad: tronco, tren superior y tren inferior. Es una rutina global.

2. Tipo de ejercicios

Un entrenamiento Full body implica ejercicios multiarticulares, en los que participan a la vez distintos músculos al realizar cada movimiento. Sentadillas, peso muerto, zancada, remo, press banca, extensiones de brazos y piernas, pájaros… son solo algunos de los que no faltan en esta completa sesión de fuerza en la que no se pretende trabajar un músculo de manera individualizada.



En cambio, un entreno Weider se centra en un grupo concreto por sesión. Puedes, por ejemplo, trabajar únicamente el tren superior, o si lo prefieres ejercitar sólo brazos o solo pectorales con ejercicios como: apertura con mancuernas, curl de bíceps, press banca, fondos en paralelas, flexiones, press militar…

3. Frecuencia en las sesiones

Es la tercera gran diferencia entre una Rutina Weider y una Rutina Fullbody. Hay que recordar que para crecer y ganar fuerza, los músculos necesitan descanso y un tiempo mínimo de recuperación. Los expertos aconsejan dividir la rutina Weider en tres sesiones semanales, trabajando en cada una de ellas, un grupo muscular distinto. Un ejemplo podría ser: lunes, tren superior; miércoles core; viernes, piernas.

De esta manera, al completar la semana, habrás entrenado todo tu cuerpo, pero de manera dividida y respetando los tiempos de descanso,dado que se trata de sesiones de alta intensidad que se centra en un único grupo muscular, que, tras semejante esfuerzo, requiere un buen descanso. Por su parte, en un entrenamiento Full Body, ese esfuerzo se reparte por el conjunto de toda la musculatura, por lo que, el tiempo de recuperación puede ser más corto. 4 o 5 sesiones semanales son perfectamente posibles, siempre teniendo en cuenta tu estado de forma y nivel de entreno.

¿Qué es mejor una Rutina Weider o Full body?

Conociendo cómo se trabaja en cada tipo de entrenamiento, puedes decidir si te interesa más una rutina u otra. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. En general, la mayoría de entrenadores apuesta por las rutinas Full body para hacer un ejercicio más completo y lograr un desarrollo armonioso del conjunto de la musculatura, aunque, cuando por algún motivo interesa centrar el esfuerzo en un músculo o grupo específico, la rutina Weider es perfecta para obtener excelentes resultados en poco tiempo.

Una buena idea puede ser incluir en el plan de entreno anual ambos tipos de rutinas, alternándolas según varíen tus objetivos e incluyendo, también, las rutinas torso- piernas, que vienen a ser un paso intermedio o una “mezcla” de las dos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

No entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.