Los consejos que necesitas para perder peso corriendo

0
Cómo adelgazar corriendo



Correr es una actividad aeróbica que implica una importante quema de calorías pero la manera de practicar running, la intensidad, el tiempo de dedicación, los descansos o la combinación con otros deportes, son factores que influyen en los resultados que obtengas. Si quieres perder peso corriendo, fíjate en estos prácticos consejos.

Si estás decidida a iniciarte en el running como método efectivo para eliminar los kilos que te sobran, a las pocas semanas te sentirás más ágil y ligera y seguramente. comprobarás que empiezas a perder peso. No ocurre lo mismo cuando practicas esta actividad de manera frecuente y continuada. Generalmente, el motivo está en que a medida que el organismo se adapta a una actividad física concreta, el gasto calórico disminuye, por lo que muchos corredores se desesperan viendo que no consiguen adelgazar lo que quisieran pese a sus continuos entrenamientos.

Correr ayuda a eliminar kilos pero no obra milagros, así que el primer consejo va referido a la alimentación. El éxito de cualquier dieta depende de ingerir menos calorías de las que gastamos. Es algo sabido pero que conviene recordar: por mucho que corras, si a través de los alimentos recibes más energía de la que gastas, no adelgazarás, todo lo contrario. Descubre más consejos para perder peso corriendo a continuación.

Todo lo que debes tener en cuenta para adelgazar con el running

Si tus menús son variados y, sobre todo, equilibrados, el running es un excelente aliado para mantenerte en tu peso e incluso para eliminar grasas acumuladas. Para bajar de peso con el running, entrena teniendo en cuenta estas premisas:

1. Corre al menos 30 minutos

Los ejercicios aeróbicos, entre ellos la carrera, son auténticos “quema grasas”, pero necesitan de un mínimo tiempo para resultar eficaces. El organismo no recurre a los depósitos grasos hasta que los necesita. Correr 15 minutos diarios te vendrá fenomenal para mantenerte en forma pero si tu objetivo es adelgazar corriendo, este periodo de tiempo es del todo insuficiente. ¿Un plan efectivo? Practica running 3 veces por semana 45 minutos (siempre teniendo en cuenta tu propia condición física).

2. Cambia el ritmo de carrera

Si quieres eliminar kilos mientras corres, el secreto está en combinar ritmos diferentes para que el cuerpo no se acostumbre a una situación estable que requiere un gasto calórico uniforme. Varía tu zancada y las velocidades. Tanto si quieres caminar o correr para adelgazar, puedes empezar con un ritmo suave y pasos cortos, continuar con un ligero trote, volver al ritmo suave y acabar con un buen sprint.

3. En la variedad está el secreto

No solo se trata de cambiar los ritmos, también alternar distintos recorridos, prolongar o acortar el tiempo de la carrera o extender la distancia, son alteraciones que resultan perfectas para “pillar desprevenido” a nuestro organismo y exigirle un esfuerzo y un gasto calórico extra.

4. Intervalos de alta intensidad

Incorporarlos a tu entrenamiento es sin duda la manera más efectiva de perder peso corriendo. Exigirte el máximo durante un corto periodo de tiempo es la fórmula ideal para quemar calorías mientras corres y continuar haciendo una vez finalizada la actividad. El ejercicio con intervalos de alta intensidad eleva el metabolismo basal y hace que continúes quemando calorías horas después de entrenar. Proponte, finalizada tu carrera, hacer 2 minutos más “a tope”, luego descansa, tu cuerpo seguirá trabajando un buen rato.

5. Rompe la rutina

Incorpora a tu carrera nuevos elementos: prueba a correr con pesas, una dura subida en cuesta, unos ejercicios explosivos (saltos, elevaciones de rodillas, talones a los glúteos…) así, adelgazarás corriendo.

6. Incluye otras actividades aeróbicas

Combinar el running con otros deportes aeróbicos, es decir, optar por un entrenamiento cruzado para runners, con otras actividades como montar en bicicleta o nadar es realmente efectivo para eliminar kilos. Puedes practicarlos en días alternos y, si prefieres hacerlos a la vez, deja que la carrera sea la última actividad incluida en ese entreno combinado.

7. Recuerda la importancia del descanso

No por correr a diario durante horas estarás más cerca de tu objetivo. Dos – tres días a la semana es suficiente. Tus músculos necesitan recuperarse para entrenar con más energía en la siguiente sesión. Agotarte (o caer en una lesión) antes de tiempo no es la mejor idea.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos