Claves para evitar el sobreentrenamiento

0
Entrenamiento escalada con TRX

Uno de los principales problemas con los que se encuentran las personas que se “autoentrenan” sin el conocimiento necesario para ello y sin contar con el consejo, planificación y supervisión de un entrenador personal, es el sobreentrenamiento.

Este fenómeno, más común en los deportes de resistencia, se define como la disminución de la capacidad para entrenar resultante de un desequilibrio entre el entrenamiento y el descanso, como principal indicador la pérdida de la motivación y la disminución del rendimiento. Es decir, con el afán de mejorar nuestro estado de forma a toda costa, no le dedicamos las horas necesarias a la recuperación y al descanso. Las sesiones demasiado largas, demasiado intensas o con demasiada frecuencia pueden ser unas de las principales causas.



Nuestro cuerpo nos suele mandar indicadores para avisarnos de que planea sobre nosotros el sobreentrenamiento, es decir, el cuerpo intenta impedir una enfermedad evitando más aumentos de tensión o carga. Algunos síntomas pueden ser la apatía, la pérdida de concentración, aumento de la sed, lentitud, ansias de comer azúcar, etc. En cuanto a los síntomas físicos, nos podemos encontrar cambios de peso, disminución del rendimiento, alteraciones en la frecuencia cardíaca, dolor muscular, diarrea, inflamación de las glándulas linfáticas y más tendencia a las lesiones.

Fases del sobreentrenamiento

  • La primera fase que nos encontramos es la sobrecarga: Proceso normal al aumentar el volumen o la intensidad del entrenamiento.
  • La segunda fase es el exceso de carga: Bajada notable del rendimiento.
  • La tercera fase es el sobreentrenamiento: Fatiga crónica, desmotivación, insomnio y hasta pérdida del apetito.

El principal problema que conlleva este trastorno, es su dificultad para percibirlo y también para aceptarlo. Si un deportista siente que su rendimiento está bajando, lo primero que hace es entrenar todavía más, cuando puede que lo que necesite sea todo lo contrario. Por todo ello, es de vital importancia que un entrenador personal planifique correctamente el entrenamiento de acuerdo a las necesidades de cada uno.

La única opción para combatir el sobreentrenamiento es descansar, y la recuperación puede durar hasta 8 semanas, ya que podemos poner en peligro nuestra salud. También resulta de vital importancia contar con la ayuda de un entrenador personal y nutricionista o médico endocrino que trabajen conjuntamente, dos figuras que requieren conocimientos diferentes y que en rara ocasión estarán bien cubiertos con un solo profesional. Si quieres estar cubierto, entrenar con seguridad, y alcanzar tu máximo potencial, el trabajo en equipo es crucial.

 

Sobre el autor

Antonio Cabrero

Entrenador personal en PERFORMA

¡Apúntate al estilo GuiaFitness!
Mantente al día de lo último en deporte, vida sana, alimentación, de nuestras dudas en foros. ¡Colabora y sé parte de la comunidad GuiaFitness!
2106 (C) Todos los derechos reservados