Todos los beneficios de la vuelta a la calma tras el entrenamiento

0
Vuelta a la calma después del entrenamiento

Igual que hay una fase de calentamiento, esencial para iniciar el ejercicio con todas las garantías, también hay una fase de enfriamiento, tan importante o más, pero que a veces olvidamos. Descubre los beneficios de volver a la calma tras tu entrenamiento de manera progresiva, a continuación.

¿Qué beneficios consigues con una buena recuperación post entreno?

No importa que corras, que hagas bicicleta o que entrenes fuerza, recuperarte después de entrenar es esencial para evitar molestias y lesiones y para encontrarte fenomenal después de una actividad física intensa.

Es un error común no dar la debida importancia a la fase post entrenamiento. La falta de tiempo, las prisas por volver a nuestra rutina diaria o tal vez la pereza de dedicar unos minutos más al ejercicio… Excusas hay muchas para saltarse esa etapa de vuelta a la calma tras el entrenamiento pero para nuestro organismo es vital.

Dejar de hacer ejercicio “de golpe” no es bueno a la hora de acabar un entrenamiento. Necesitamos un tiempo mínimo para pasar del estado de máximo esfuerzo al de reposo. 10 minutos son suficientes y saltártelos puede tener consecuencias no deseadas. Fíjate en todo lo que una vuelta a la calma progresiva puede hacer por ti:

  • Evitar problemas de salud graves como una bajada de los niveles de azúcar en sangre o un brusco descenso de la presión arterial, que pueden traer como consecuencia mareos, fatigas e incluso desmayos.
  • Normalizar tu respiración y recuperar, poco a poco, tu ritmo cardiaco habitual. En definitiva, se trata de regresar al nivel metabólico propio del  organismo cuando no realiza un esfuerzo extra.
  • Proteger la estructura de nuestras células frenando en lo posible el proceso de oxidación que genera el propio ejercicio.
  • Refrescarnos y restablecer la temperatura corporal en su nivel adecuado.
  • Normalizar, en general, todas nuestras funciones orgánicas vitales.
  • Hacer que nuestros músculos vuelva al estado previo al esfuerzo de manera progresiva, liberando lentamente el estrés y la tensión acumulada. De este modo, músculos y ligamentos van recuperando su elasticidad evitando la sobrecarga y la fatiga.
  • Facilitar el retorno venoso. Recuperar la calma después de entrenar de la forma apropiada, mejora la circulación sanguínea favoreciendo la eliminación del ácido láctico acumulado durante el ejercicio físico.

Cómo volver al estado de reposo después del entrenamiento

Independientemente del deporte que practiques, siempre debes darle a tu organismo el tiempo necesario para que pueda recuperarse tras un entrenamiento intenso. En los últimos minutos la intensidad del ejercicio debe ir disminuyendo de forma progresiva. Acabar el entrenamiento de running caminando, uno de bicicleta, con un pedaleo suave, o uno de natación con un par de largos a braza pausada es fundamental para evitar las malas consecuencias de un brusco parón.



Además, los estiramientos son básicos para que la vuelta a la calma post entreno se realice de manera correcta. Han de ser siempre estiramientos suaves, que favorezcan la relajación y la elongación de los músculos implicados en el esfuerzo. De esta manera no solo evitas las lesiones más comunes sino, además, estás cuidando tus músculos y haciendo que ganen fuerza y elasticidad. Los estiramientos son importante también para evitar los temidos calambres, que pueden aparecer tras un gran esfuerzo.

Los entrenadores insisten en que los estiramientos después de entrenar son esenciales para evitar dolores y molestias posteriores.Estirar convenientemente también influye a la hora de proteger tus articulaciones e incrementar su rango de movimiento.

Como ves, la vuelta a la calma tras el entrenamiento es bastante sencilla. Disminuir la intensidad del ejercicio en la última etapa es ideal para relajar los músculos después de entrenar y de forma natural, dedicar unos minutos a estirar con suavidad la musculatura implicada y luego, tal vez, una buena ducha de contraste y/o un masaje de vez en cuando.

Si das a tu cuerpo el tiempo necesario para que se recupere, te sentirás bien, aprovecharás al máximo los beneficios de tu actividad deportiva y estarás como nueva para volver a entrenar al día siguiente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos