4 claves para aprovechar mejor las sesiones de fisioterapia

0
Cómo puedes beneficiarte deportivamente de un fisio

Si haces ejercicio con regularidad seguramente hayas sufrido alguna lesión deportiva más de una vez. Desde un dolor de espalda, un pinzamiento o un músculo que se tensa, acudir al fisioterapeuta cuando hacemos ejercicio se vuelve prácticamente una obligación y llegamos a ser asiduos a este especialista. Puede que te guste más o menos acudir a este profesional, pero está claro que tanto tu tiempo como tus recursos serán limitados. Así que, si quieres ahorrar en tiempo y dinero, te recomendamos que aproveches al máximo estas sesiones. Hoy te damos algunos consejos para que aproveches bien tus sesiones de fisioterapia. ¡Sigue leyendo!

1. No retrases la sesión

Puede que pienses que sea solo un dolor leve y que poco a poco se te pasará, puede que no encuentres el momento oportuno para acudir al fisio o puede que pienses que no lo necesitas. El caso es que, si te lesionas haciendo ejercicio, tendrás que acudir al fisio lo antes posible, pues si no lo haces, puede que las lesiones vayan en aumento y te salga el tiro por la culata. Y es que, si no acudimos al fisioterapeuta en cuando debemos, se verá afectada, no solo tu rutina de entrenamientos, sino también tus lesiones y tu bienestar.

Ten en cuenta que una lesión al iniciarse es mucho más fácil de recuperar, por eso, ir cuando ya estamos vencidos solo retrasará el tratamiento, lo que nos hará perder más tiempo y dinero. Nuestro consejo: acude lo antes posible de modo que te encuentres mejor enseguida.

2. Pregunta, infórmate y resuelve todas tus dudas

Cuando elegimos un fisio y acudimos a un profesional como un fisioterapeuta es importante que le hagamos todas las preguntas que consideremos oportunas. Es importante que entiendas que tu salud está en juego, y aunque pienses que tu pregunta es una tontería, es mejor no vivir con la duda, y preguntar todo lo que sea necesario.



La comunicación con tu fisioterapeuta es básica para tu recuperación. De hecho, en el momento en el que te realice un diagnóstico, tendrás que tener bien claro, cuales son tus objetivos y cómo va a ser el tratamiento para recuperarte. Es importante que preguntes todo lo que no entiendas para que no se quede nada en el tintero. Del mismo modo, será fundamental que respondas a todas las preguntas con sinceridad, tanto en lo referente a la lesión, como si has comenzado otros tratamientos con otros profesionales.

3. Los ejercicios siguen en casa

Puede que seamos puntuales y nunca hayamos fallado a una sesión con nuestro fisioterapeuta, pero lo cierto es que, si no haces los deberes que te manda para casa, de poco te servirá su tratamiento. Lo normal es que el profesional te aconseje y te ofrezca algunas pautas y actividades para que realices regularmente. Se trata de un método de lo más efectivo, pero como es habitual, solo funciona si somos constantes y lo seguimos a rajatabla.

Si no vas a hacer los ejercicios, o vuelves a la sesión y no los has hecho, es imprescindible que comentes el problema con el especialista. Puede que te sientas incapaz de hacer los ejercicios, que se te olvide o que seas más o menos despistado, pero tienes que decírselo. No le mientas o el tratamiento no te servirá de nada. En cambio, si hay comunicación entre vosotros, seguro que podéis llegar a alguna solución.

4. Acude preparado a la sesión

A veces, cuanta más prisa tenemos, más postergamos todo. En el caso de la acudir a la consulta de tu fisioterapeuta, puede que vayamos algo apurados, pero recuerda que quien mucho corre pronto para, así que tómate tu tiempo para prepararte y así, todo irá más deprisa. Te recomendamos que acudas a la consulta ya cambiado y aseado, para que el profesional puede ponerse a trabajar cuanto antes. Se trata de un tiempo para ti, así que no estés todo el rato nervioso y pensando que te tienes que ir, y es que, acudir relajado también facilitará la labor al fisioterapeuta.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mamen Palanca

Licenciada en Periodismo, trabajo como redactora de contenidos digitales desde hace más de 10 años. Fuerza, mente y corazón. Para mí, los elementos fundamentales que complementan mis entrenamientos. Escribo para que cualquiera pueda añadirlos a los suyos.


70 artículos