Vestimenta para la práctica de esgrima

0

Traje reglamentario

Traje reglamentario

A pesar de ser una práctica relativamente segura, al no contar con armas peligrosas, la esgrima requiere de una indumentaria que salvaguarde la integridad de sus participantes, sin restarle agilidad a sus movimientos.
 
Se utilizan unas zapatillas de tacón alto. Las medias son blancas y ceñidas. Los pantalones son bastante ajustados por debajo de las rodillas. El tronco y los brazos van cubiertos por una chaquetilla, que se cierra por detrás o por los costados.

Debajo de la parte inferior de la chaquetilla, se coloca un peto, que sirve como protección adicional. Un guante va hasta el antebrazo y es usado, sólo en la mano que sostiene la espada.

Es muy importante cubrirse el rostro con una careta enrejada. El traje en su totalidad, estás confeccionado con fibras de kevlar.

La espada, reglamentariamente, debe tener una longitud no mayor de los 110 centímetros y un peso de 770 gramos.