Respiración torácica o respiración abdominal: ¿cuál es mejor?

0
Aprender a respirar de forma torácica o abdominal

Sin duda, la respiración es de las cosas más importantes a la hora de hacer ejercicio. Respirar nos permite obtener la energía suficiente como para realizar correctamente tanto ejercicio cardiovascular, como ejercicio anaeróbico de pesas. Sin embargo, lo que no sabemos bien es el tipo de respiración que es mejor, si la respiración torácica, o la respiración abdominal.

Además, si miramos por ahí, podemos encontrar información contradictoria al respecto, sin dejarnos claro cuál de las dos es mejor para hace deporte. Así que, vamos a ver primero en qué consiste cada una y después, vamos a determinar cuál es la mejor forma.

Características básicas de la respiración torácica

La respiración torácica consiste en respirar hinchando la parte superior de los pulmones, es decir, el tórax. Este tipo de respiración es generalmente menos profunda que la respiración abdominal, pero es una forma más rápida de obtener oxígeno. De esta forma, se suele usar de forma inconsciente en ejercicios de alta intensidad, con el fin de obtener oxígeno rápidamente.

En esta forma de respiración, se hinchan los pulmones y se deshinchan de forma rápida y poco profunda. Aunque sea una respiración rápida y fácil, no es la respiración ideal, ya que como veremos ahora, la respiración abdominal tiene algunas ventajas con respecto a la respiración torácica.

¿En qué consiste la respiración abdominal?

La respiración abdominal consiste en respirar hinchando la parte inferior de los pulmones, es decir, la zona abdominal. Aquí, vamos a realizar una respiración más lenta y controlada, y por lo tanto, más profunda. La respiración abdominal se suele realizar en el reposo, cuando no necesitamos oxígeno de forma rápida y por lo tanto, podemos hacer respiraciones más profundas. Sin embargo, en sujetos entrenados, se podrá realizar mientras se hace ejercicio, con numerosas ventajas.

Aquí, al hincharse lentamente los pulmones, vamos a tener que practicar este tipo de respiración para poder dominarla, debido a que al hacer ejercicio, la tendencia natural del cuerpo es a respirar de forma torácica. Sin embargo, si logramos aprender a respirar con el abdomen, vamos a conseguir una mayor capacidad pulmonar, más rendimiento a la hora de entrenar y además, vamos a construir un bloque abdominal más sólido a la hora de entrenar, evitando lesiones por la mayor estabilidad.



Además, tiene otras ventajas no relacionadas con el deporte, como por ejemplo una mayor relajación. Respirar profundo es una buena forma de relajarnos para poder realizar actividades como yoga o pilates, y así, conseguir evitar algunos trastornos como la ansiedad o el estrés.

Diferencias entre la respiración torácica o respiración abdominal

Entonces, ¿qué es mejor respirar de forma torácica o de forma abdominal para hacer ejercicio? Aunque ambas tengan su utilidad, está claro que la mejor forma de respirar es la abdominal, debido a que entra mayor oxígeno, vamos a poder controlarla mejor, nos relaja más y al final, nos ayuda a poder entrenar y correr mejor debido a ese control.

Sin embargo, esta respiración requiere dominio total, y si no la dominamos correctamente, nos puede dejar sin oxígeno si tratamos de respirar de forma abdominal al correr por ejemplo. Por este motivo, antes tenemos que aprender a respirar de forma abdominal si queremos aprovechar sus ventajas.

Con todo, para respirar de forma abdominal, hay que empezar de una forma fácil, es decir, aprender a respirar de forma abdominal en reposo, mientras estamos tumbados boca arriba y de forma tranquila. Trata de imaginar que llevas el aire a la tripa, tocándote la tripa con la mano para ver si es verdad. Respira muy lentamente, inhala oxígeno, retén el aire tres segundos y exhala. Repite hasta que lo controles.

Después de ésto, vete poco a poco implantando la respiración abdominal en tu día a día, primero en actividades cotidianas, mientras caminas y en reposo, para después, ir incorporando este tipo de respiración a los ejercicios de baja intensidad y de media intensidad. En los ejercicios de elevada intensidad, es casi imposible, así que ahí, seguirás respirando de forma torácica.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Rubén Azpeleta

Redactor SEO profesional y apasionado por el fitness y amante del deporte que combina la redacción con el trabajo de entrenador personal especializado en nutrición deportiva.


21 artículos