Banco de abdominales: El complemento perfecto para entrenar tu core

0
Consigue un core fuerte con un banco abdominal

Corregir tu postura corporal y aumentar la estabilidad, la resistencia y la fuerza de tu espalda y abdomen son algunos beneficios que tiene entrenar el core. Y es que, el core es una de las zonas más importantes de nuestro cuerpo. Concretamente, interviene en la gran parte de nuestros movimientos y no solo nos referimos a cuando practicamos deporte, ya que también nos ayuda a realizar las acciones del día a día.

Por tanto, si quieres mantener unos músculos del abdomen fuertes, deberás entrenar esta zona correctamente. En este caso, una muy buena opción es utilizar una tabla de abdominales o un banco abdominal. De este modo, podrás realizar una gran variedad de ejercicios, garantizando la comodidad y la ergonomía de tu cuerpo.

¿Quieres saber cómo puedes utilizarlo y por qué es un complemento ideal para trabajar tu core? ¡Sigue leyendo y descúbrelo!

Conoce más sobre el core y cómo trabajarlo

La zona del core hace referencia a los músculos de la parte central del cuerpo. Es decir, la región abdominal, la zona lumbar, los glúteos y la pelvis. Y, ya sea para andar, para agacharnos a coger un objetico, para estar sentados o para hacer deporte, entran en acción todos estos músculos implicados.



Entre sus principales funciones, podemos destacar las siguientes:

  • Estabilizar el cuerpo y corregir la postura corporal
  • Tener equilibrio
  • Realizar los movimientos con fuerza y estabilidad
  • Proteger la región abdominal
  • Mejorar la respiración
  • Evitar dolores y lesiones en la zona lumbar

El banco de abdominales: Cómo utilizarlo para trabajar el core

Un banco abdominal es un complemento muy útil a la hora de entrenar el core. Aunque lo más habitual es encontrar está máquina de fitness en los gimnasios, hoy en día puedes tener uno en casa para realizar todo tipo de ejercicios y rutinas.

Este accesorio deportivo cuenta con una tabla recta que está elevada a varios centímetros del suelo y, para utilizarlo, solo tenemos que apoyar la espalda y colocar los pies en los rodillos para tener una mayor estabilidad. Sin embargo, es importante usarlo de forma adecuada. Estos son algunas recomendaciones que debes seguir para utilizarlo correctamente:

  1. Túmbate en el banco y apoya la espalda
  2. Sitúa las manos detrás de las orejas o delante del pecho
  3. Coloca los pies en los rodillos de apoyo y coloca las rodillas de forma flexionada
  4. Mantén los codos abiertos y haz toda la fuerza con la zona abdominal

¿Por qué decantarte por un banco de abdominales?

Es cierto que puedes hacer los ejercicios de abdominales en el suelo. Sin embargo, al contar con un banco de abdominales, podrás realizar los ejercicios desde diferentes planos y ángulos. De este modo, podrás realizar diferentes rutinas e implicar a diferentes músculos, como las piernas, los glúteos o los brazos.

Al mismo tiempo, se trata de una máquina acolchada y que cuenta con agarres en los pies. Por tanto, obtendrás una mayor comodidad, estabilidad y control, haciendo que los ejercicios sean mucho más efectivos.

¿Qué tipo de ejercicios y rutinas se pueden realizar?

Existen una gran variedad de ejercicios que se pueden hacer con un banco abdominal para trabajar el core.

  1. Elevaciones de tronco: El ejercicio clásico de abdominales nunca falla. Para realizar las elevaciones de tronco o crunch abdominal, tan solo tienes que colocar las manos a la altura de las orejas, mantener el abdomen apretado y levantar la parte superior del tronco.
  2. Elevaciones completas: Para añadirle intensidad al ejercicio, puedes realizar elevaciones completas hasta quedarte en la posición de sentado. Si quieres mayor trabajo, puedes coger un disco o una pesa.
  3. Elevaciones de piernas: Si quieres trabajar la parte baja del abdomen, apoya la espalda en el banco y trata de llevar los pies hacia tu cabeza.

A su vez, también puedes usar la tabla de abdominales para entrenar otros grupos musculares como los hombros, el pectoral, los bíceps, los tríceps y los glúteos.