¿Qué tener en cuenta al comprar unas kettlebells?

Comprar kettlebells

Las kettlebells, también conocidas como Pesas Rusas, son una herramienta de entrenamiento cada vez más utilizada en todo tipo de rutinas. Sin embargo, debido precisamente a esta popularización, hay una gran diversidad de modelos disponibles en el mercado.

Elegir una kettlebells adecuada puede no resultar todo lo sencillo que parece. Por ello, vale la pena pararse a valorar sus distintas características según nuestras necesidades, como la forma, el peso o el material. ¡Aquí tienes algunos consejos prácticos!

1. ¿Hard o Soft?

Hay dos estilos principales en el estilo de las kettlebell: las Hard-style y las Soft-style. Las primeras (que no te engañe el nombre) son las más clásicas y sencillas, y también las más adecuadas para principiantes y para aprender la técnica. Se caracterizan por ofrecer un asa muy amplia que permite el agarre doble con ambas manos, que resulta muy práctico para algunos ejercicios. Así que, si vas a iniciarte en el entrenamiento de fuerza, estas serán la mejor opción.

Las Soft-style tienden a disponer de diseños más coloridos, con un agarre más estrecho y un diseño más refinado.

2. El material

Cuando hablamos de kettlebell Hard-style o clásicas, podemos encontrarlas principalmente de tres materiales: hierro fundido, plástico y arena. Presta a los detalles de cada una de ellas y elige la que más te convenga:

  • Las de hierro fundido son las más comunes de ver, y también de las más duraderas y económicas. Están hechas de una sola pieza, y si no vas a guardarlas o utilizarlas en un ambiente húmedo, son muy recomendables.
  • Las de plástico están rellenas de un material más pesado, como el cemento. Su aspecto tiende a ser más moderno o llamativo, aunque su durabilidad es menor que las de hierro.
  • Las de arena son fáciles de transportar debido a que pueden vaciarse, pero su asa no es rígida, por lo que impiden la realización de muchos ejercicios clásicos de kettlebell.

3. La empuñadura

No todas las kettlebell tienen una empuñadura del mismo tamaño o grosor. Y como también hay una gran diferencia en los tamaños de cada mano, es necesario probar y asegurarnos de que nos vamos a llevar un modelo que podamos utilizar adecuadamente en nuestro entrenamiento con kettlebells.

Comprueba que tu mano puede cerrar con comodidad alrededor del asa, ofreciendo un agarre firme y sin forzar los dedos. Algunos ejercicios requieren que la kettlebell esté firmemente agarrada o podría salir volando, arriesgándonos a accidentes.



Además, el mango puede tener diferentes amplitudes y formas. Algunos permiten un agarre doble, muy útil para principiantes, mientras que otros son más estrechos y están especializados para otro tipo de ejercicios.

Por último, también es muy importante la superficie del propio mango. Muchas kettlebell ofrecen una textura porosa que algunos prefieren evitar para prevenir la aparición de callos en las manos. Sin embargo, este tipo de texturas ofrecen un mejor agarre y una mayor adherencia, ayudando a evitar accidentes que pueden llegar a ser muy peligrosos.

4. Kettlebells ajustables

Aunque lo habitual son las kettlebells de peso fijo, han aparecido modelos de peso ajustable. Estas kettlebell cuentan con un peso base, al que se pueden añadir discos desmontables que permiten ajustar el peso. De esta forma, contamos con un amplio abanico de resistencias en una sola kettlebell, sin necesitar comprar varias de distintos pesos.

Si tienes poco espacio de almacenamiento son una gran opción, aunque su durabilidad y comodidad son algo inferiores a las de las kettlebell clásicas.

5. La base y la forma

El cuerpo de las kettlebell tiende a ser redondeado con una base plana, ofreciendo en los laterales una pequeña superficie plana. Esta superficie cumple una función de apoyo en muchos ejercicios, y conviene por ello que la kettlebell no sea completamente esférica.

Del mismo modo, la base debe ser amplia y ofrecer un apoyo sólido. ¡Tenlo en cuenta!

6. El peso

Por último, pero no menos importante por ello, está el peso en el entrenamiento con kettlebells. Las pesas rusas más habituales son de unos 16 kg, pero las hay de entre 8 y 48 kg. ¿Cuál debes comprar?

Si eres un principiante, se recomienda una kettlebell de 16 kg para hombres y de 12 kg para mujeres. Por supuesto, esto es únicamente orientativo, y depende por completo de tu nivel de forma física.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Albert Massana (instructor de fitness)

Técnico Superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas por el Instituto La Bastida. En lo que respecta a su experiencia en el fitness y los deportes, ha trabajado en un gimnasio de artes marciales dando clases y sesiones dirigidas de fitness, aeroboxing, GAP y pilates, así como preparando planes de entrenamiento con bases de alimentación incluidas. En la actualidad, es editor y redactor de contenidos y se considera un gran aficionado al deporte y a la tecnología.


40 artículos