5 consejos que debes conocer antes de entrenar al aire libre

0
Consejos para entrenar fuera de casa



Cuando hablamos de ejercicio físico es normal asociar esta práctica a lugares cerrados con salas de ejercicio, máquinas cardiovasculares o clases en grupo, olvidando que podemos entrenar en espacios al aire libre, donde nuestro cuerpo va a ser la principal resistencia.

Muchas veces nos ponemos un montón de excusas para no entrenar al aire libre: "mucho calor, hace frío, mucho viento, está lloviendo,...". Sin embargo, existen muchas más razones por las que entrenar o hacer deporte ahí fuera. La primera y más convincente de todas es que no necesitas suscribirte a ningún abono del gimnasio para perder peso o fortalecer tus músculos.

El entrenamiento al aire libre puede ser considerado un complemento del entreno en el gimnasio, pues va a permitirnos realizar entrenos en circuito con periodos de descanso reducidos e incluso un trabajo cardiovascular más eficaz. Muchos de nosotros pasamos mucho tiempo en casa o la oficina, por lo que no nos vendría nada mal respirar algo de aire fresco. Ahora, vamos a mostraros una serie de recomendaciones para entrenar fuera de casa y qué debes tener en cuenta para hacer ejercicio al aire libre siempre que lo desees.

¿Qué tener en cuenta para entrenar fuera de casa?

¿Quieres empezar a entrenar fuera de casa? Además de informarte acerca de cómo hacer un diario de entrenamiento y de las actividad ideales para disfrutar del deporte en la ciudad o en el campo, lo mejor es que tengas en cuenta una serie de consideraciones para entrenar al aire libre de forma segura y efectiva:

1. Hidratación

Recuerda llevar alguna bebida isotónica o agua para reponer carbohidratos y electrolitos durante el entrenamiento. La insuficiencia de agua puede incrementar tu ritmo cardiaco a la vez que disminuye tu rendimiento y un alto nivel de deshidratación podría ser muy peligroso para nuestra salud. Asegúrate de beber agua durante todo el día y cuidar tu hidratación, sin esperar a sentirte sediento.

2. Adáptate al cambio

El hecho de que hayas estado pedaleando en una bicicleta estática durante una hora al día no significa que puedas pedalear durante el mismo tiempo con una bicicleta de montaña recorriendo senderos. Probablemente esto último te provocará agujetas si no lo habías hecho antes. Dale tiempo a tu cuerpo para que se adapte a las actividades al aire libre de manera gradual.

¿Qué tener en cuenta para entrenar al aire libre?

Sergey Mironov || Shutterstock

La noche antes del entrenamiento deberías tomar carbohidratos complejos. Los azúcares se convertirán en glucógeno, ayudando a tu cuerpo a mantener el suministro de agua.

3. Protégete del sol

No creas que tu ropa mantiene la radiación del sol lejos de tu cuerpo. Las prendas fabricadas con poliéster protegen más que el algodón y la ropa teñida es mejor que la blanca, pero ninguna evita que los rayos ultravioleta alcancen tu piel. Lo más recomendable una vez decidas decantarte por las actividades deportivas al aire libre es aplicarnos una crema solar treinta minutos antes de salir a entrenar. También puedes usar una gorra para evitar el constante contacto de tu cabeza con el sol. Como complemento, podemos tomar vitamina C y E, las cuales nos proporcionan protección extra, siempre bajo recomendación médica y junto con una dieta para deportistas adaptada a nuestras necesidades.

4. Elige un buen calzado

Cuando estamos en el gimnasio podemos usar prácticamente cualquier calzado ya que siempre pisamos superficies lisas, pero cuando empezamos a entrar al aire libre podemos encontrarnos con caminos de tierra y senderos rocosos. Por eso, muchos deportistas se preguntan si es mejor correr en cinta o al aire libre, o bien, los pros y contras de practicar deportes indoor o outdoor. Asegúrate de que tus zapatillas tengan relleno o soportes de gel para mejorar la comodidad de nuestro pie.

5. Evita los lugares céntricos

Si vives en la ciudad, los niveles de polución probablemente superen el límite establecido. Además, será mucho más estresante entrenar entre calles abarrotadas y carreteras llenas de coches. Intenta practicar ejercicio en parques, senderos o lugares alejados de la contaminación de la ciudad para hacer ejercicio de forma más relajada y con más concentración para mejorar tu rendimiento y cumplir con tus objetivos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Jose María Tovar

Graduado en Psicología por la Universidad de Murcia. Soy un apasionado del deporte y desde hace más de 10 años aprovecho mi tiempo libre para redactar artículos sobre diversas temáticas, especialmente sobre deporte y vida saludable.


87 artículos