Lo que nunca deberías hacer antes de ir al gimnasio

0
Ventajas del entrenamiento con stepper



¿Vas al gimnasio todas las semanas? El ejercicio seguro suele ir acompañado de una serie de reglas: hacer una cosa, no hacer la otra, evitar aquello, etc. A veces, tantas instrucciones nos abruman e incluso pueden disuadirnos de acudir al gimnasio, pero lo que está claro es que las cosas bien hechas tienen mejor resultado y existen una serie de hábitos que no deberías hacer antes de ir al gimnasio durante la semana.

Dicho esto, existen cosas que debemos y no debemos hacer antes de ir al gimnasio, sin importar cuál sea nuestro objetivo de entrenamiento. Para asegurarnos de que estás aprovechando al máximo tu tiempo en el gimnasio, hemos recopilado una serie de cosas que no deberías hacer antes de entrenar cada día:

¿Qué no debes hacer antes de ir al gimnasio?

¿Acabas de empezar en el gimnasio o llevas un tiempo yendo para ponerte en forma? Entonces es momento de que conozcas qué no debes hacer antes de ir al gimnasio para que aproveches al máximo tus entrenamientos y consigas los objetivos que te propongas en poco tiempo:

1. Comer (ciertas cosas)

Comer poco antes de entrenar es un grave error, ya que podemos sufrir mareos, vómitos y desmayos. Si te preguntas qué debes comer antes de ir al gimnasio, debes saber que lo ideal es comer 60-90 minutos antes de ir al gimnasio. De todas formas, la diferencia puede estar en qué comas. Por ejemplo, la harina de avena o algunos frutos secos pueden ser un buen atributo positivo para tu entrenamiento. Comer una hamburguesa o fritos puede no serlo tanto, por lo que conocer lo que debes comer de camino al gimnasio es clave para mejorar tu rendimiento y evitar problemas de salud.

2. Beber (ciertas cosas)

Al igual que con las comidas, tomar una bebida antes de entrenar puede afectar a tu rendimiento, dependiente del tipo de bebida que ingieras. Mucha gente toma un batido de proteínas antes de ir al gimnasio, y eso no es una mala idea, pero lo ideal sería tomarlo después del entrenamiento. Beber agua o bebidas isotónicas son una gran idea, pero sigue siendo más indicado tomarlas durante o después del ejercicio, para que tu cuerpo pueda reponerse del esfuerzo.

3. Beber demasiada agua

No podemos negar la importancia de la hidratación durante el ejercicio, pero beber demasiada agua antes de ir al gimnasio puede ser contraproducente. Según los expertos, consumir una cantidad excesiva de agua podría provocarnos hiponatremia, una enfermedad relacionada con niveles bajos de sodio en sangre. Cuando esto ocurre, tus riñones no pueden procesar todo el agua de manera eficiente y sentirás algunos síntomas como pérdida de energía, debilidad y cólicos. Para evitar este problema, asegúrate de beber agua a lo largo del día.

Lo que no debes hacer antes de entrenar

KieferPix || Shutterstock

4. Estirar en estático

¿No debemos estirar antes entrenar? Sí, pero no en estático. Estirar antes de entrenar puede provocarte más mal que bien, ya que tu sistema nervioso activará algunos músculos y otros no. Los estudios científicos han demostrado que estirar antes de entrenar no evita lesiones sino que nos hace más propensos a sufrirlas.

5. Saltarte el calentamiento

En vez de estirar en estático, realiza un calentamiento sencillo. Trota durante pocos minutos y realiza algunos saltos para que tu cuerpo se mueva y aumente el flujo sanguíneo. Esto provocará que tu cuerpo se active de manera más efectiva que estirando. Evitar el calentamiento por falta de tiempo no te beneficiará en el entrenamiento posterior. Por tanto, asegura introducir un calentamiento de al menos cinco minutos antes de comenzar tu rutina de entrenamiento para activar el tronco, la espalda y las extremidades.

6. Dormir demasiado

Dormir, al igual que comer o beber, puede o no perjudicar tu entrenamiento. De nuevo, depende de los detalles: dormir mucho no es sinónimo de dormir bien, precisamente. Echarnos una siesta de 20-30 minutos probablemente nos hará recargar las pilas y sentirnos frescos para ir al gimnasio. Si excedemos ese tiempo, puede tener efectos adversos para tu rendimiento.

7. Tomar antiinflamatorios

Los analgésicos de venta libre, como Ibuprofeno o Paracetamol, pueden ser una medida tentadora para prever lesiones o las temidas agujetas. Pero tomar esta medicación antes de entrenar no es la mejor idea. De hecho, un estudio indica que hacerlo agrava la lesión intestinal inducida por el ejercicio, por tanto no tiene sentido poner en riesgo nuestro tracto intestinal.

Ahora que sabes todo lo que no debes hacer antes de ejercitarte, es importante que también conozcas lo que no debes hacer en el gimnasio para que desarrolles tu rutina correctamente sin estorbar al resto de usuario y aprovechar al máximo tus sesiones de entrenamiento.