Descubre por qué la hidratación también es importante si practicas natación

0
Ventajas de la natación

La hidratación es quizá uno de los aspectos más subestimados del deporte. Teniendo en cuenta que la mayor parte del peso que perdemos durante el entrenamiento es en forma de líquidos, parece obvio lo importante que es rehidratar al cuerpo tras la pérdida.

Cuando hacemos deporte en medios acuáticos se subestima aún más la hidratación, ya que comparado con otros deportes, no eres consciente de cuánto líquido estás perdiendo dentro de la piscina. Por ejemplo, cuando sudas y tienes calor debido a una carrera o partido de fútbol, la primera reacción es beber agua fría, aunque solo sea para enfriarte. Descubre a continuación por qué la hidratación también es importante si practicas natación a menudo.

Cuando estás nadando, no sientes que estás sudando, pero pierdes el mismo líquido que cuando estás fuera.

La importancia de la hidratación para los nadadores

Puede parecer irónico, pero es muy fácil deshidratarse mientras nadamos. Podrás estar rodeado de agua, pero tu cuerpo no la recibe en su organismo. De hecho, en unos treinta minutos podrías deshidratarte en la piscina. La temperatura caliente del agua junto a los niveles de humedad, puede acelerar todavía más el proceso de deshidratación.

Por ese motivo, eres más propenso a sufrir problemas de deshidratación si practicas natación. ¿De qué tipo de problemas estamos hablando? El problema más obvio es la gran probabilidad de sufrir calambres. La creación de un desequilibrio en el agua interrumpe el proceso de contracción muscular y, por lo tanto, se producen los calambres. Esto también puede causar repentinos cambios de temperatura en tu cuerpo, estrés cardiaco y sentimiento de debilidad, como mareos o náuseas. Esto significa que, inevitablemente, la no hidratación de nuestro cuerpo antes, durante y después del ejercicio físico va a afectar a nuestro rendimiento y recuperación.

¿Cómo evitar deshidratarnos mientras nadamos?

La deshidratación en natación puede evitarse de dos maneras: en primer lugar, mantente hidratado durante todo el día. Bebe varios vasos de agua horas antes de nadar y un vaso media hora antes de introducirte en la piscina.



En segundo lugar, ten siempre cerca una botella de agua (de un litro o medio) cuando estés en la piscina. Una vez en el agua, repón la pérdida de líquidos bebiendo agua aproximadamente cada quince minutos. Treinta minutos después de salir de la piscina, bebe otro trago de agua. Recuerda que nunca debes llegar a sentirte sediento.

¿Qué deberíamos introducir en la botella? Normalmente, el agua mineral es la mejor opción, aunque existen un montón de productos ya preparados en el mercado o también puedes prepararlo en casa. En lugar de recomendaros una marca específica, nuestro consejo es que aprendáis a leer las etiquetas.

Asegúrate de que tu bebida tenga un buen sabor y no debas pasar un mal trago para conseguir hidratarte. También debes mirar la cantidad de carbohidratos que contiene, aproximadamente un 8 por ciento sería adecuado. No debes olvidar que sea fácil de digerir y que no contenga colorantes artificiales.

Si, por lo contrario, prefieres preparar tu bebida isotónica en casa, aquí te mostramos una receta muy válida:

  • 500-1000ml de agua
  • Zumo de naranja o limón exprimido
  • Una piza de sal
  • De 2 a 4 sobres de azúcar

Por último, hay algo que debes tener en mente para evitar cualquier problema: nunca esperes hasta estar sediento para beber agua. Recuerda que el sentimiento de sed es una alarma que salta en tu cuerpo para decirte que necesita hidratarse de líquidos y minerales de manera urgente. Este líquido engaña a los receptores sensoriales de tu cuerpo y así te impide seguir sintiendo sed. Recuerda que es mejor beber agua en poca cantidad durante muchas veces que hacerlo en menos ocasiones en grandes cantidades.

¡Apúntate al estilo GuiaFitness!
Mantente al día de lo último en deporte, vida sana, alimentación, de nuestras dudas en foros. ¡Colabora y sé parte de la comunidad GuiaFitness!
2106 (C) Todos los derechos reservados