6 trucos sencillos para no dejar el gimnasio tras el primer mes

0
Estrategia para no dejar el gym

Ocurre con frecuencia y es una lástima, porque tirar la toalla supone renunciar a todos los beneficios que implica hacer deporte. Si empiezas a entrenar con toda tu energía y no quieres desmotivarte antes de tiempo, pon en práctica estos trucos para no abandonar el gym tras el primer mes. ¡Funcionan!

Siempre es buen momento para empezar en el gimnasio o empezar a hacer algo de ejercicio y a la vuelta del verano son muchas las personas que se animan a hacerlo con idea de mejorar la forma física, desarrollar musculatura o bajar algún que otro kilo. Es normal comenzar las sesiones con sobradas energías, pero también es frecuente que el cansancio y la falta de motivación aparezcan a las pocas semanas.



No obtener los resultados esperados, agujetas y músculos doloridos, aburrimiento… hay que tener en cuenta que la rutina del gym requiere su tiempo y que solo con constancia y con un poco de paciencia empezaremos a comprobar los beneficios que reporta el ejercicio. Si has decidido dejar atrás la vida sedentaria, toma nota de qué puedes hacer para no darte por vencida y no dejar el gimnasio al mes de acudir.

Consejos para continuar en el gym pasadas las primeras semanas

¿Tus buenos propósitos de hace unos días ya no parecen tan importantes? ¿Empiezan a surgir motivos “justificados” para saltarte tu sesión de entrenamiento?... estás en ese momento en que tu motivación inicial flaquea. Para que la pereza no gane la batalla y puedas logar tus metas, estos trucos te ayudarán a no dejar el gimnasio al mes de empezar.

1. Elige bien tu gimnasio

El hecho de elegir el gimnasio es más importante de lo que parece. Si el gym no te pilla a mano y te supone incómodos desplazamientos, sus horarios de apertura no encajan con los tuyos, o su oferta de actividades deportivas es muy limitada (máquinas de entreno escasas, pocas clases colectivas de spinning, aerobic o stepping…) te cansarás al poco tiempo. ¡Póntelo fácil!

2. Establece una rutina personalizada

Necesitas marcar tu programa de ejercicios teniendo en cuenta la forma física de la que partes, tu nivel de entreno y tus objetivos. Contar con el asesoramiento de un entrenador es fundamental para establecer un plan de entrenamiento semanal correcto que consiga que trabajes con el nivel de esfuerzo justo. Si te exiges demasiado en los primeros días o, al contrario, tus ejercicios te aburren porque son muy simples, acabarás abandonando el gym tras el primer mes.

3. Cuida el equipamiento

Estar cómoda mientras entrenas también te ayudará a ver tus sesiones en gimnasio como algo agradable y positivo. Pero, ¿cuál es el mejor outfit para el gimnasio? Unas buenas zapatillas, ropa apropiada, transpirable y no demasiado ajustada u holgada, harán que te sientas bien haciendo ejercicio y que no estés deseando que la clase termine cuanto antes.

4. Metas realistas y a corto plazo

Establece un tiempo concreto en el que te comprometes a acudir a tus entrenos. No es mala idea abonar de forma anticipada tus cuotas del gym, por ejemplo, para tres meses (haber pagado es una buena razón para continuar acudiendo). Márcate un objetivo que realmente sea posible conseguir en ese plazo y ¡ve a por él! Recuerda que, si pones el listón demasiado alto, tus entrenamientos no responderán a tus expectativas.

Debes empezar a entrenar poco a poco, intensificando el esfuerzo de manera progresiva. Establece metas alcanzables y así disfrutarás de cada pequeño triunfo. Esos logros parciales son una motivación excelente para continuar yendo al gimnasio transcurrido el primer mes.

5. Dieta sana y óptima hidratación

Una buena alimentación, saludable y variada, es la mejor alidada del deporte. Cuando empieces a ir al gym, apuesta por menús ricos en nutrientes y bajos en grasas saturadas que harán que te sientas más ligera y llena de energía para entrenar. Además de seguir una buena dieta para empezar en el gimnasio, ahora que haces más ejercicio, es fundamental que ingieras la suficiente cantidad de líquidos, agua principalmente, que te hidraten perfectamente y te ayuden a eliminar grasas y toxinas.

6. Pásalo bien

Simple pero fundamental. Para no dejar el gimnasio pasado el primer mes, tu balance tras este primer periodo debe ser positivo. Si te diviertes mientras entrenas, porque haces ejercicios variados o nuevos para ti, porque te gusta escuchar música mientras practicas deporte o porque vas con una amiga y lo pasáis genial, vencerás, sin problemas, la tentación de abandonar el gym antes de tiempo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos