7 trucos para adoptar una buena postura en la bici estática

0
Bicicletas estáticas



Subirnos a una bici estática nos ayuda a mejorar nuestra capacidad cardiovascular, facilitando la pérdida de peso y la quema de grasas; es una buena forma de trabajar nuestra musculatura evitando el impacto o las bruscas exigencias de deportes similares y nos ayuda a reducir el estrés o la tensión. Además, la bici estática minimiza considerablemente el riesgo de lesión siempre que pedaleemos en una buena postura. Al ser rutinas largas llegamos a olvidar la postura, lo que aumenta el riesgo de lesión. Por eso te proponemos estos trucos para mejorar tu posición sobre la bicicleta estática.

1. Se pedalea con la planta del pie

Un error bastante habitual es pedalear con la punta de los pies, lo que condiciona nuestra postura en cada pedalada. Cuando completes la extensión de la pierna, la planta del pie debe estar en paralelo al suelo, por lo que apoyaremos la planta del pie sobre el pedal. Hay que colocar todo el pie sobre el pedal, introduciéndolo hasta que haga tope con la cincha que lo sujeta.

2. El sillín, a la altura de la cadera

Antes de subirnos a la bici tenemos que ajustar el sillín. La altura ideal es aquella donde al extender la pierna esta queda totalmente recta, sin flexionarla. El truco está en ponerte de pie junto a la bici y extender la altura del sillín a la de tu cadera. Si puedes ajustar la posición del sillín, coloca el codo delante y extiende el brazo hasta tocar el manillar con los dedos - también extendidos-. Así tendrás la posición ideal.

3. El manillar, a la altura del sillín

Muchas veces doblamos la espalda, ejerciendo una presión sobre las lumbares que puede derivar en lesión. La posición ideal es aquella que nos permite tener el tronco alineado con los brazos apoyados y relajados, con los codos algo flexionados. Lo habitual es colocar el manillar de la bici estática a la altura del sillín, aunque en casos como el spinning, donde lo que se busca es potencia, sí que podemos buscar una posición intermedia.

4. Los brazos solo nos dan estabilidad

Otro error bastante común es hacer fuerza o presión con los brazos. La función de los brazos se limita a darnos estabilidad, a permitir que nos cojamos del manillar. Deben estar semiextendidos, con los hombros bajos, siempre relajados y cómodos. Si haces fuerza con los brazos estarás forzando tu postura sobre la bicicleta, rompiendo la posición correcta.

5. Los codos, en paralelo al cuerpo

Muchas veces vemos a personas sobre la bici estática con los codos apuntando hacia afuera. Si tú también lo haces, estarás quebrando esa postura correcta ya que se presionan los antebrazos y las muñecas se tensan, de modo que se acaban lastimando. Por eso, mantendremos los codos en paralelo al cuerpo o al suelo, apuntando hacia atrás en todo momento, nunca hacia delante.

6. No separes las rodillas

Igual que pasa con los codos, apuntar con las rodillas hacia fuera nos hace separarlas de la bici, adoptando una posición totalmente antinatural que a largo plazo es fácil que resulte dañina. Muchas veces separamos las rodillas porque llevamos el sillín un poco bajo, así que lo subiremos unos centímetros para ajustarlo a la altura correcta, aunque tendremos que fijarnos en llevar las rodillas rectas.

7. Evita los rebotes en el asiento

Si sigues el ciclismo por la televisión verás que algunos ciclistas profesionales, especialmente en las etapas contrarreloj, se deslizan por el sillín y hacen un pequeño rebote para volver a la posición inicial. No trates de imitarlos, ya que este rebote, a parte de ser lesivo, nos impide adoptar una buena postura sobre la bicicleta.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo por la Universitat de València, soy atleta en mi tiempo libre y un apasionado del deporte que ha conseguido unir su faceta personal y profesional a través de la redacción de contenidos online para Guiafitness.


38 artículos