Reglas básicas para disfrutar del yoga sin lesiones

0
Prevenir lesiones durante una sesión de yoga

El yoga es una disciplina que combina el ejercicio físico con la práctica de la meditación. Aunque existen diferentes modalidades, en general, la práctica del yoga exige una flexibilidad y un tono muscular difícil de tener en las primeras sesiones. Es importante saber cómo prevenir las lesiones comunes en yoga para que puedas disfrutar, con seguridad, de todos los beneficios que puede aportarte.

Especialmente si te inicias en este milenario método para alcanzar el bienestar, debes tener en cuenta algunos consejos para evitar las lesiones más frecuentes en el yoga. Hacer las distintas posturas (asanas) y movimientos que se llevan a cabo en cada sesión, requiere una cierta flexibilidad que, en ocasiones, exige un trabajo extra a nuestros músculos y articulaciones.



Dolores en las cervicales, en la zona baja de la espalda (lumbares), o en hombros y rodillas son comunes en las primeras clases de yoga, pero unas reglas básicas pueden ayudarte a conseguir que las pequeñas molestias normales tras el ejercicio no den paso a lesiones derivadas del yoga.

¿Qué debes hacer para evitar lesionarte en tus sesiones de yoga?

Mente y cuerpo trabajan por igual en una clase de yoga y sobre todo en las primeras es importante tener muy presente la condición física de la que partes, para no exigir a tu cuerpo más de lo que pueda dar.

Disfruta del descubriendo del yoga y sigue estas pautas básicas para que algo que puede proporcionarte tanto bienestar no se convierta en un problema en forma de molestias físicas o lesiones fácilmente evitables.

1. Calienta e manera apropiada

A nivel físico, el yoga no es tan “suave” como pudiera parecer a simple vista. No estás en un gimnasio pero, aún así, tu cuerpo necesita una preparación previa para realizar la actividad. No puedes pretender hacer lo movimientos y giros articulares que implica el yoga sin hacer un buen calentamiento previo. Como medida preventiva, los estiramientos son básicos para evitar las lesiones en el yoga.

2. Conoce tu cuerpo

Es uno de los dogmas de esta disciplina que siempre comienza con el autodescubrimiento del propio cuerpo. Tú eres el quien mejor debe saber tu grado de flexibilidad y tu nivel de resistencia y, si lo desconoces, ve poco a poco, para que en ningún momento te exijas más de lo debido.

3. El yoga, no duele

Tenlo claro. Si al trabajar una postura de yoga, controlando la respiración y la posición de cada músculo, notas dolor intenso, algo no va bien. Debes dejar de hacer ese movimiento concreto hasta corregir la postura. Esta es una medida básica para prevenir cualquier lesión en la práctica del yoga.

4. Progresa despacio

El yoga puede ayudarte a mejorar tu rendimiento deportivo, sí, pero las prisas y el ansia por comprobar resultados inmediatos son incompatibles con esta disciplina. Intentar avanzar demasiado rápido, antes de que tu cuerpo esté listo para subir un nuevo escalón en el yoga es, en muchas ocasiones, la causa de problemas físicos evitables.

5. No es una competición

Una sesión de yoga solo debe suponer un reto contigo mismo. Compararte con otras personas que también lo practican es un error que puede llevarte a forzar posturas que, de momento, no estás preparado para hacer. En una clase, tu profesor es el único guía a imitar.

6. Fortalece tus puntos débiles

Muchos deportistas encuentran en el yoga el complemento perfecto para sus entrenamientos, pero también puede suceder lo contrario, es decir, si haces yoga, un entrenamiento en el gym, con ejercicios apropiados, puede ayudarte a prevenir lesiones en el yoga. Ejercicios cuyo objetivo sea fortalecer el core y aumentar la flexibilidad de tus articulaciones básicas, como las de rodilla, muñecas y codos, pueden ser tus mejores aliados a la hora de disfrutar del yoga evitando lesiones comunes.

En definitiva, la práctica del yoga puede provocar una hiperextensión en determinadas áreas corporales. Conocer tu cuerpo y fortalecer, con ejercicios preventivos, aquellos músculos y articulaciones que más lo necesitan, te ayudará a evitar cualquier lesión derivada de esta práctica tan beneficiosa para el cuerpo y para el alma.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

No entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.