¿Por qué es tan importante la nutrición deportiva?

0
La importancia de la nutrición deportiva

Muchas veces nos frustramos porque a pesar de dar el máximo en los entrenamientos, a la hora de la verdad no obtenemos los resultados que buscábamos. La respuesta al problema no tiene por qué estar en el entrenamiento y su planificación o nuestro desempeño, sino que la encontramos en otros aspectos que podemos controlar pero a los que no siempre prestamos atención: el descanso y la alimentación, dos pilares tan importantes como entrenar bien y con regularidad a la hora de buscar unos resultados deportivos. La alimentación es esencial para que el cuerpo responda.

La importancia de la nutrición deportiva

Cada vez son más los deportistas populares o amateurs que controlan lo que comen. En el caso de los deportistas de élite, la nutrición está en manos de especialistas pero en el de los aficionados es algo que cuesta más controlar. Sin embargo, una correcta nutrición supone el aporte de todos los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo funcione correctamente, de forma que pueda completar todo el entrenamiento, asimilarlo y rendir al máximo, ofreciendo las mejores prestaciones y los resultados que buscábamos.

Es imprescindible saber qué comer y cuándo comerlo, ya que no necesitamos la misma alimentación antes, durante y después de la práctica deportiva. Especialmente importante es durante  pruebas largas, como pueden ser triatlones, maratones y medias maratones o salidas en bicicleta ya que una mala alimentación durante el esfuerzo suele ir acompañada de una caída del rendimiento a partir de cierto punto. Además de la alimentación hay que hidratarse, tanto con agua como con las bebidas especiales para deportistas.

La nutrición deportiva también es un elemento capital en la prevención de lesiones, ya que la ingesta de la energía y los nutrientes necesarios para el ejercicio físico disminuyen el peligro de padecer calambres, contracturas o incluso roturas musculares que nos tendrán un tiempo parados. En cambio, si seguimos una alimentación de baja calidad se resentirá nuestro rendimiento, y puede aparecer problemas adicionales como la acidez o unas digestiones pesadas que afectarán negativamente el desempeño de cualquier deportista tanto en entrenamientos como en  competición.



Directamente relacionado con la prevención de lesiones vemos que una nutrición adaptada al deporte que se practica nos ofrece una mejor recuperación del esfuerzo después de entrenar o de competir. Otra de las razones para prestar atención a la alimentación es la facilidad para mantener el peso ideal, especialmente en competiciones largas, que se desarrollan durante varias semanas, o en aquellos deportes como el judo, el karate o la halterofilia donde los deportistas se encuadran en categorías según su peso corporal.

Por último conviene hablar del factor mental, que muchas veces es un lastre para deportistas de todo tipo y niveles. Una buena alimentación puede ayudar a optimizar el rendimiento mental y el estado de ánimo del deportista durante la competición, reforzando su estado anímico, algo que lo acercará a obtener el resultado buscado. También nos podemos encontrar con la situación opuesta: si el deportista no se alimenta bien, su estado anímico puede sufrir esta falta de nutrientes y no alcanzará los resultados ni objetivos que se ha propuesto.

Los suplementos y la alimentación deportiva

No son pocos los deportistas, aficionados y de élite, que optan por la suplementación deportiva como complemento de la alimentación. Conviene resaltar ese papel de complemento, nunca sustituto, ya que estos suplementos nos pueden ayudar a reforzar la ingesta de ciertos nutrientes que por una razón u otra no podemos ingerir en nuestra dieta habitual. Sin embargo, un abuso de los suplementos alimenticios, o su uso en sustitución de alimentos, puede ser contraproducente y acabar perjudicando el rendimiento del deportista en vez de potenciarlo como era su objetivo.