El yoga, el complemento perfecto cuando practicas running

0
Descubre los beneficios del yoga como complemento del running

El running es un deporte muy completo donde trabajas una gran cantidad de músculos y mejoras tu capacidad cardiovascular. Sin embargo, todo runner debe saber que para mejorar sus carreras tiene que practicar de forma complementaria otras disciplinas.

Tus músculos necesitan estar fuertes y relajados para evitar lesiones o dolores musculares. Complementa el running con ejercicios de yoga, la disciplina ideal para correr mejor y transformar tu cuerpo. ¿Qué aporta esta disciplina? El yoga refuerza y equilibra tu musculatura. A su vez, consigue que aumentes tu concentración, aprendas a relajarte y tengas un mayor control de tu cuerpo. ¡Descubre todos sus beneficios!

El running y el yoga, el tándem perfecto

El yoga es un deporte que te permitirá ganar resistencia, estirar tu musculatura y mejorar tu postura. Esta disciplina mejorará tu cuerpo y liberará tu mente. Estas son las ventajas de incorporar ejercicios de yoga en tu rutina deportiva:

  • Aumenta el tono muscular

En el yoga trabajas con el peso de tu propio cuerpo, no necesitas nada más. Existen una gran variedad de posturas y niveles con los que conseguirás aumentar tu fuerza en todo el cuerpo.

Cuando corres tiendes a trabajar la parte inferior y el core. No obstante, el yoga permite reforzar todo el tren superior: bíceps, tríceps, abdomen, hombros, espalda, etc.

  • Aprende a controlar tu respiración

Saber respirar es un elemento común en los dos deportes. El yoga ayuda a respirar de forma controlada y profunda, dejando la mente relajada. Esta concentración mejorará la calidad de la respiración de todo corredor.

  • Mejora tu pisada

Asimismo, el running hace que tus pies soporten el peso y la presión del movimiento que generas. De este modo, sufren y es frecuente que se produzcan lesiones o dolores.



Por tanto, el yoga es una disciplina que da flexibilidad a tus pies. Dejar de lado las zapatillas y estar en contacto con el suelo es muy beneficioso. Todo ello genera un mayor rango de movimiento, donde se fortalecen los pies y se mejora la pisada.

  • Activa tu circulación

Al realizar largas o intensas carreras, las piernas se sobrecargan. Las posturas de yoga, sobre todo las invertidas, renuevan la circulación y mejoran el flujo sanguíneo del organismo.

  • Protege tus isquiotibiales

Los runners fuerzan mucho sus piernas, a las que someten a una elevada intensidad. Sus isquiotibiales son unos de los músculos más afectados. Por este motivo, para evitar lesiones, deben calentar y estirar muy bien. El yoga, al generar un movimiento tan completo en el cuerpo, favorece la recuperación y la tonificación de este músculo.

  • Mejora tu postura

Una buena postura es imprescindible para los corredores. El cuerpo, al practicar yoga, empieza a adquirir buenos hábitos. Así, se mejora la postura y se alivian los músculos, proporcionando carreras más efectivas.

  • Aporta equilibrio y paz mental

El yoga es un nexo entre mente y cuerpo. Es el deporte por excelencia que trabaja el cuerpo al mismo nivel que la mente. Cuando realizas las diferentes posturas, piensas en encontrar una respiración adecuada, controlar el movimiento de tu cuerpo y dejar la mente relajada.

La concentración es fundamental. De este modo, se aprenden a controlar las emociones, una habilidad que se trabaja al mismo nivel que el físico. En el running, también ocurre. Los deportistas se focalizan en el esfuerzo y en la superación para mejorar sus carreras.

Por todas estas razones, el running y el yoga se convertirán en las disciplinas perfectas para fortalecer todo tu cuerpo. Compleméntalas y te sentirás completamente renovado. ¡Equilibra mente y cuerpo disfrutando del deporte!