¿Por qué es importante planificar los días de entrenamiento?

0
Plan de entrenamiento para adelgazar

Independientemente del deporte que practiques, planificar los días de entreno y establecer el programa de ejercicios que realizarás en cada uno de ellos es fundamental para lograr tus objetivos. Ésta es la primera razón de peso por la que conviene marcar, en tu particular calendario, las jornadas que vas a dedicar a la actividad física, pero hay otras ¿quieres conocerlas?

No solo los deportistas profesionales necesitan seguir una rutina de ejercicios predeterminada que les ayude a avanzar y a lograr el máximo rendimiento en cada sesión. También en tu caso, si haces deporte de manera habitual, fijar los días de entrenamiento y de descanso en un diario de entrenamiento semanal o mensual es una práctica que solo te reportará beneficios.

Razones por las que organizar tus entrenamientos es siempre una buena idea

Cómo hacer un plan de entrenamiento semanal

TORWAISTUDIO || Shutterstock



Sea cual el objetivo que persigues con el ejercicio, antes de lanzarte a por él, es importante que prepares un plan de entrenamiento semanal y tomes la determinación de cumplirlo. Lo ideal es establecerlo con el asesoramiento de un entrenador personal, sobre todo si hablamos de un entrenamiento preparatorio para alguna prueba de competición, pero no es condición imprescindible. Tú, que te conoces mejor que nadie, también puedes hacer un plan básico de los días en los que acudirás a tus entrenos. Motivos para animarte a hacerlo hay más que suficientes.

1. Compromiso

Es bastante probable que si no planificas los días de entrenamiento acabes yendo al gym solo cuando te apetezca y te venga bien, o saliendo a correr  solo cuando la meteorología "acompañe". Haz tu calendario de sesiones siendo realista, teniendo en cuenta tu disponibilidad de tiempo y estableciendo contigo misma el compromiso de cumplirlo. Es algo que te resultará realmente útil cuando la pereza haga acto de presencia. Ten en cuenta que asumir como costumbre una rutina deportiva lleva su tiempo y, al principio, tener un plan de entreno que te guíe y te “obligue” sirve de gran ayuda.

2. El primer paso

Estás decidida a perder peso y a tonificar musculatura apuntándote al gimnasio. ¡Fenomenal! pero… ¿por dónde empezar? Establecer los días de entreno y de descanso, teniendo en cuenta tus características físicas y tu estado de forma, es el primer paso para ponerte en marcha. Fijados los días y las horas, solo falta establecer una rutina con los ejercicios adecuados para ti.

3. Motivación

Un plan de entreno transcurre en un tiempo determinado. Siempre ha de tener un inicio y un final en el que deberás alcanzar un objetivo (por pequeño que sea). Puedes establecerlo con carácter semanal o mensual y para ti, el plan supondrá un camino por el que avanzar hacia ese objetivo. Cada vez que cumplas con una sesión preestablecida en tu plan, estarás más cerca de la meta y eso, sin duda, hará que acudas a la siguiente con la motivación por las nubes.

4. Medir tu evolución

Es otro buen motivo para planificar tus días de entreno, porque solo un plan bien estudiado te permitirá medir tus progresos. La idea es que, una vez que lo completes, valores los resultados obtenidos y elabores uno nuevo haciendo las modificaciones que consideres necesarias. Por ejemplo, puedes decidir entrenar cardio dos veces por semana durante un mes para bajar de peso. Una vez cumplido el plan (y no antes), te resultará sencillo determinar si ha resultado efectivo o no y decidir, con conocimiento de causa, si es el adecuado para ti.

Puede que necesites más días de entreno, sesiones más largas o tal vez ejercicios de mayor intensidad... Hay que recordar que los planes de entrenamiento son algo personal y que deben cambiar según las necesidades y objetivos de cada momento.

5. Evitar el sobre entrenamiento y abandonar antes de tiempo

Caer en el sobre entrenamiento y acabar agotada, con ganas de tirar la toalla, puede evitarse con una adecuada planificación de los días de entreno. A veces el deseo de progresar rápidamente puede llevarte a entrenar a diario aunque no estés preparada para ello. También puede ocurrir lo contrario, que entrenes de manera insuficiente y no veas resultados. Establecer las jornadas de entrenamiento te "obligará" a hacer el ejercicio justo y a descansar después de hacer ejercicio para que, como se diría en el colegio, progreses adecuadamente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos