Ponte en forma con el Pound Fitness a ritmo de rock

0
Beneficios del Pound Fitness

¿Alguna vez, al escuchar música de este estilo, te has “venido arriba” y te has puesto a imitar con tus manos los movimientos del batería del grupo? Pues sin darte cuenta estás practicando un completo entreno de la musculatura del tren superior. Pero el Pound Fitness es mucho más.

Es una innovadora modalidad de Fitness, procedente de Estados Unidos, que ha ido ganando adeptos entre los que buscan un entrenamiento diferente, súper dinámico y efectivo y que, además, disfrutan con el sonido, potente y motivador, del rock.

¿En qué consiste una sesión de Pound Fitness?

El Pound Fitness es un entrenamiento intenso, con el que se trabaja todo el cuerpo al ritmo de rock y con ejercicios muy variados. Es ante todo una sesión de cardio, que dura aproximadamente 45 minutos y en la que se suceden ejercicios multiarticulares, que trabajan el conjunto de la musculatura e isométricos, combinados con movimientos de Pilates y posturas de yoga. Además, el Pound Fitness tiene otra particularidad. Se practica utilizando como complemento los ripstix, un tipo baquetas, similares a las que se usan para golpear (pound) la batería, pero que tienen un peso notablemente superior para que, en cada movimiento, tus brazos trabajen a fondo.



Aunque las sesiones de Pound Fitness pueden adaptarse a distintos niveles, llevarlas a cabo requiere una mínima forma física ,porque se trata de un entreno exigente. Durante la clase, es la música rock la que marca los tiempos del ejercicio (aquí no hay que contar el número de repeticiones) y cada movimiento va acompañado de “golpes” con los ripstix, al aire, al suelo o una baqueta contra la otra.

Saltos, giros, sentadillas, zancadas, extensiones de piernas y brazos, apertura de pecho, elevación de caderas, abdominales, flexión de tronco… cada sesión es distinta, siempre amena, y está pensada para trabajar duro: glúteos, piernas, tronco y por supuesto brazos, pecho y espalda.

Todos los beneficios del Pound Fitness

Si te apetece mejorar, en muy poco tiempo, tu forma física general y además sentirte, por unos minutos, como el batería de los Rolling, el Pound Fitness te gustará. Son muchos los beneficios de esta manera de ejercitarte, tanto a nivel físico como mental.

  • Es un entrenamiento cardio que implica un alto consumo de energía. Se calcula que en una sesión de intensidad media alta puedes deshacerte de entre 600 y 900 Kcal.
  • Se trabaja el conjunto de la musculatura incrementando al mismo tiempo la fuerza y la resistencia. Es un entreno completo y global.
  • Es perfecto para conseguir no solo fortalecer el core, sino un envidiable vientre plano y unos glúteos firmes.
  • Una sesión de Pound Fitness mejora de manera notable otros aspectos como la coordinación de movimientos, la concentración mental y la agilidad.
  • El golpeo fuerte y constante con los ripstix supone un ejercicio extra que completa e intensifica la eficacia de cualquier otro ejercicio que se realice. Es además, una excelente manera de “descargar” toda tu energía, eliminado tensiones a ritmo de rock & roll.
  • Sus buenos resultados se aprecian a las pocas semanas, con una mejora de la capacidad cardiovascular, una evidente pérdida de grasas acumuladas y una musculatura más definida.

¿Todavía no conoces el método de entreno más “cañero” de todo el gym? Pues prueba una clase colectiva de Pound Fitness y verás que quemar calorías y tonificar tus músculos a golpe de batería es una excelente idea para ganar forma física, soltar estrés y pasar un buen rato haciendo ejercicio. ¿Preparada?

Como ves, son muchas las ventajas que están haciendo que el Pound Fitness gane presencia en los gimnasios. A todas ellas hay que añadir que es muy divertido y que consigue que hagas un duro ejercicio casi sin darte cuenta, eso sí, las agujetas tras las primeras sesiones, te recordarán que no has estado de concierto, sino practicando deporte.