Los mejores deportes para mejorar la concentración

Elegir modalidad de yoga

La concentración es la capacidad que todos tenemos de centrarnos en una tarea determinada, dejando de lado estímulos irrelevantes para ella o no deseados. Es una habilidad muy necesaria cuando enfrentamos tareas mentales como estudiar o hacer algunos tipos de trabajo.

Sin embargo, actualmente el estrés y el ritmo de vida moderno, muchas veces acelerado y a la vez sedentario, tienen consecuencias negativas sobre nuestra capacidad de concentración, provocando que nuestro rendimiento disminuya. Por suerte, hay diferentes formas de acabar con el sedentarismo y la capacidad de concentración puede mejorarse, y el deporte es una de las mejores formas de conseguirlo.

¿Cómo puedes mejorar tu concentración con el deporte?

Al hacer deporte liberas estrés y tu cerebro produce endorfinas, unas hormonas que, además de hacer de analgésico natural, te hacen sentir bien. Evidentemente, esta oleada de buenas sensaciones ayudan a disipar las tensiones mentales, y de ahí viene esa sensación de haberte quitado un peso de encima que en muchas ocasiones llega después de una sesión de ejercicio físico.

Teniendo esto en cuenta, cualquier deporte es bueno para librarte de esas tensiones que necesitas y, por tanto, mejorar tu capacidad de concentración. Sin embargo, algunos deportes y disciplinas son mejores que otros. En la mayoría de casos, los deportes individuales funcionan mejor a la hora de trabajar la concentración. En este tipo de deportes, la disciplina mental es tan importante como la capacidad física a la hora de practicarlos, ya que, por así decirlo, peleas contra ti mismo.

1. Atletismo y carrera

¿Qué es el atletismo?

En todas sus formas y disciplinas, desde el practicante de triple salto al runner que sale a correr tres veces por semana, los practicantes de este deporte acaban desarrollando una gran capacidad de concentración. Cuando corres, ya sea en running o en atletismo, debes centrarte únicamente en tu propiocepción: ser consciente de ti mismo y de tu cuerpo.

Un corredor acaba aprendiendo a leer las señales que su cuerpo envía, y se centra en ello desechando la enorme cantidad de información que desfila a su alrededor mientras se ejercita. Lucha contra el cansancio aprendiendo a no forzarse para evitar lesiones.

2. Ciclismo

Plan de entrenamiento cruzado para el ciclcismo

Stefan Schurr | Shutterstock



El ciclismo es muy parecido en este sentido a las distintas formas de carrera, con la diferencia de que sus sesiones tienden a ser más largas. A esto, además se suma el hecho de que se rueda a gran velocidad y hay que estar pendiente de la carretera, el camino y la bicicleta, además de del propio cuerpo. Debido esto, es un deporte que requiere de una gran disciplina mental y que ayuda a trabajar la capacidad de concentración.

3. Gimnasia

Máquinas para hacer ejercicio en casa

También los distintos tipos de gimnasia son muy adecuados para el trabajo de mejora de la concentración. Todos ellos exigen fortaleza física, una coordinación impecable y un duro trabajo de mejora de la técnica. Los niños y niñas salen especialmente beneficiados de esta práctica deportiva, que les ayudará también a formar mejores redes neuronales en su sistema motor.

4. Artes marciales

Algunas artes marciales, especialmente las llamadas internas, son otra gran opción. Estas artes marciales ponen un marcado énfasis en la forma correcta de hacer cada movimiento y en el estado mental del practicante al llevarlos a cabo. Se busca el control.

Además, pese a practicarse en grupo, habitualmente no se presta atención más que a la pareja de entrenamiento. Por ello, artes marciales como el Aikido, el Tai Chi Chuan son especialmente beneficiosas en este sentido.

5. Yoga

Yoga para mejorar el rendimiento deportivo

Pixabay

Es difícil encontrar una actividad física más adecuada para la mejora de la concentración que esta. Al practicar yoga, debes adoptar y mantener determinadas formas y posturas mientras te concentras en tu propio cuerpo y controlas tu respiración.

Es una estupenda forma de trabajar la propiocepción y la disciplina mental, en una sesión que además resulta relajante y liberadora. Si liberar adrenalina no es lo tuyo, no dejes de darle una oportunidad al yoga.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Albert Massana (instructor de fitness)

Técnico Superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas por el Instituto La Bastida. En lo que respecta a su experiencia en el fitness y los deportes, ha trabajado en un gimnasio de artes marciales dando clases y sesiones dirigidas de fitness, aeroboxing, GAP y pilates, así como preparando planes de entrenamiento con bases de alimentación incluidas. En la actualidad, es editor y redactor de contenidos y se considera un gran aficionado al deporte y a la tecnología.


29 artículos