La cinta de correr

3
Entrenamientos en cuesta en la cinta de correr

La cinta de correr permite ejercitarse sin tener que cambiar de lugar, por lo que se ha vuelto común en gimnasios y en cada vez más hogares. Proporciona muchos de los beneficios de la caminata o carrera clásica, como la reducción de peso y el aumento de resistencia; pero es menos propensa a causar lesiones, y como parte de un entrenamiento, se puede ajustar la intensidad, duración y características del suelo. Además, es más cómoda gracias a su altura ajustable, los apoyos y la posibilidad de entrenar en casa.

Si tu objetivo es empezar a correr en cinta para perder algo de peso y estar en forma, te contamos todo lo que necesitas saber sobre este aparato y cuáles son sus características básicas. Conoce el funcionamiento de la cinta de correr y cómo debes utilizarla correctamente para conseguir tus objetivos.

Características de la cinta de correr o andar

Antes de dar el paso y comprar una cinta de correr o andar seguramente te estés preguntando cuáles son las características de este aparato y de qué forma te puede ayudar a perder peso y estar en forma. La cinta de correr, también conocida como cinta ergométrica o máquina de caminar, es un aparato de entrenamiento físico que permite correr o andar sin moverse de un mismo sitio. Se considera como una de las máquinas de ejercicio cardiovascular más populares y vendidas a nivel mundial. Asimismo, se emplea para fines terapéuticos y de diagnóstico en centros de rehabilitación.

Otra de las características de la cinta de correr es que incorporar un sistema de regulación de la elevación, mediante la cual es posible variar la inclinación del banco (de -1 hasta +15 grados de media), lo cual permite realizar entrenamientos en cuesta en la cinta de correr y aumentar la intensidad del ejercicio. Las máquinas de correr de tipo doméstico cuentan con ruedas de transporte que permiten facilitar su desplazamiento de un lugar a otro.

¿Cuáles son los tipos de cinta de correr más comunes?

A grandes rasgos, existen dos tipos de cintas de correr: las cintas de correr eléctricas o motorizadas y las cintas de correr sin motor o manuales, denominadas también magnéticas. No obstante, la clasificación de las cintas de correr también viene determinada por su uso (tipo doméstico o tipo comercial).



Las cintas de correr eléctricas cuentan con un motor que permite modificar tanto la velocidad como el ángulo de inclinación del aparato. Así, no es necesario detener la marcha durante el ejercicio y el ritmo de carrera lo marca el corredor en cualquier momento. En cambio, las cintas de correr manuales o sin motor suelen ser más económicas, y funcionan propulsadas por una rueda de inercia, siendo el propio corredor quien debe ajustar la pendiente o inclinación con la máquina parada.

¿Qué músculos se trabajan con la cinta de correr?

Sabemos que la cinta de correr es una de las mejores máquinas del gimnasio para adelgazar. No obstante, también resulta un aparato para el entrenamiento físico muy útil para tonificar las piernas y fortalecer el abdomen de forma progresiva. Cuando caminas o corres sobre una máquina inclinada, tus cuádriceps y tus isquiotibiales trabajan principalmente para extender el muslo de la pierna delantera mientras mueves la trasera hacia adelante.

Las cintas de correr también ayudan a definir las piernas y los glúteos, esforzando estos músculos para que las extremidades puedan balancearse conforme nos ejercitamos.

 

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No