HIIT en natación

0
Ejercicios de HIIT en la piscina



Si tienes en mente aplicar el HIIT a la natación, debes saber que el mejor estilo para desarrollar el entrenamiento a intervalos de alta intensidad o HIIT es el crol.

La natación es un ejercicio aérobico muy eficaz para perder grasa, así como para desarrollar tu capacidad vascular y pulmonar. Además, este deporte con el que se trabaja el cuerpo completo se caracteriza por provocar un impacto mínimo en tus articulaciones, ya que se practica en el agua.

Para trabajar el rutina de HIIT en la natación, te interesa el estilo crol porque te permitirá nadar a gran velocidad de manera cómoda y eficaz. Pero no olvides cuidar tu alineación corporal tanto horizontal como vertical para ofrecer la menor resistencia posible al agua y nadar a mayor velocidad.

Problemas del HIIT en natación

Cuando te dispongas a practicar el ejercicio de alta intensidad en la piscina, te enfrentas a la dificultad de calcular los tiempos dentro del agua, así que lo que debes hacer es basar tus series de entrenamiento HIIT en metros y no en segundos.

HIIT en la piscina

La piscina es el mejor espacio para que practiques el HIIT en natación, ya que a diferencia de una playa o un lago, calcular distancias es más sencillo.

Si nadas en una piscina de 25 metros, puedes comenzar tu entrenamiento con un calentamiento de cinco largos a intensidad moderada, seguido de un largo a máxima velocidad que lleve tu Frecuencia Cardíaca Máxima al 80-90% de su capacidad, con un descanso activo posterior de intensidad baja de dos largos. Así, la serie se compone de un largo a alta intensidad y de dos a intensidad moderada. Repite este ejercicio de cinco a ocho veces y tendrás tu entrenamiento de HIIT en la piscina completado. No olvides nadar unos cinco minutos a un ritmo tranquilo para relajarte después de la alta intensidad y dar por concluido el ejercicio.

Se trata de que hagas sprints nadando y los combines con períodos de nado más suave para bajar pulsaciones y prepararte para el siguiente sprint.

HIIT en la playa

Si con el calor del verano te apetece ir a la playa y aprovechar y realizar ejercicio físico, también puedes adaptar el entrenamiento de HIIT en natación a la playa, aunque el cálculo de las distancias es más complicado que en la piscina.

Una buena idea es que si estás acompañado, alguien puede calcularte los tiempos y controlar los períodos de alto y bajo ritmo de nado.