¿Estiramientos balísticos o estáticos? Descubre las diferencias

0
Ejemplos de estiramientos para piernas, pies y tobillos

Los estiramientos son una parte crucial de cualquier entrenamiento, por muy ligero que sea. Tanto al principio como al final de la sesión, deberíamos dedicar unos minutos a estirar. Cuando lo hacemos al principio logramos que los músculos y articulaciones entren en calor, nos sirve para activar el cuerpo, mientras que los estiramientos después del entrenamiento sirven para relajar los músculos tras el esfuerzo realizado. En ambos casos ayudan a prevenir lesiones, pero... ¿son mejor los estiramientos balísticos o deberíamos darle prioridad a los estiramientos estáticos?

¿Qué son los estiramientos balísticos?

Si nos ponemos técnicos podemos decir que los estiramientos balísticos son aquellos donde se emplea la inercia de una parte del cuerpo para alcanzar en una o varias articulaciones un rango de movimiento superior al normal. Dicho con otras palabras, son una serie de rebotes u oscilaciones donde ejecutamos el máximo rango posible de movimiento a cierta velocidad (lanzamientos, balanceos, saltos y rebotes). Son unos estiramientos activos, donde además de los músculos y las articulaciones involucrados también intervienen los tendones, algo que no se consigue con los estiramientos estáticos.

También se conocen como estiramientos cinéticos precisamente debido a ese movimiento enérgico, pero no podemos confundirlos con el estiramiento dinámico clásico. En ambos estiramientos nos movemos, pero el movimiento es distinto: el dinámico no va más allá del rango de movimiento del músculo, el balístico sí. Uno de los ejemplos más populares de estiramiento balístico es ese donde nos tocamos los dedos de los pies rebotando sobre esa posición y ejerciendo un nuevo tirón hacia los pies.

¿Y qué son los estiramientos estáticos?

A diferencia de lo que pasa en el estiramiento balístico, con los estiramientos estáticos se trabaja el músculo en reposo, acompasado con la respiración adecuada, y son perfectos para recuperar después de un entrenamiento intenso. Cierto que a medida que exhalamos hay que intentar estirarlo un poco más, pero se trata de un ejercicio estático, donde el movimiento será mínimo. De hecho, la musculatura prácticamente no interviene, y el gasto de energía es casi nulo en contraste con el de los estiramientos balísticos, donde sí que hay un consumo energético.



Con estos estiramientos estáticos conseguimos que los músculos se relajen a nivel profundo, lo que da paso a un aumento de la irrigación sanguínea. Aquí conviene establecer las diferencias entre los estiramientos estáticos activos y pasivos. Cuando hablamos de un estiramiento estático activo, se trabaja con el músculo antagónico; si es un estiramiento estático pasivo se utiliza la ayuda de un elemento externo como puede ser una pared, una silla, una valla o un compañero. En ambos casos, el objetivo es llevar el músculo a un límite confortable.

Estiramientos balísticos o estáticos: ¿cuál es mejor?

Ahora que ya tenemos claras las diferencias entre estiramientos balísticos y estáticos, llega el momento de decidir cuál de los dos es mejor para seguir una rutina de estiramientos perfecta. La respuesta te puede resultar sorprendente, pero no hay un tipo de estiramiento mejor que otro: según la persona y las circunstancias, será preferible hacer un tipo de estiramiento u otro. Según el momento de la sesión en el que nos encontremos será preferible ejecutar unos estiramientos u otros, pero otras cuestiones como el deporte que hagamos también influyen.

Por ejemplo, a priori realizar estiramientos balísticos en frío, donde el músculo va más allá de lo habitual, puede ser incluso contraproducente ya que le estamos exigiendo demasiado. Sin embargo, en deportes como la danza o las artes marciales parecen más indicados que los estiramientos estáticos. En cualquier caso, son dos tipos de estiramientos perfectamente compatibles, que puedes incluir en tus dinámicas y rutinas diarias de estiramientos pre y post entrenamiento. Lo importante es estirar bien tanto antes como después de entrenar para rendir al máximo y evitar la aparición de las temidas lesiones.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
  • Castellet Sánchez, Anna (2008). Estiramientos: Guía para el autocuidado de la musculatura. Edikamed. ISBN: 978-84-7877-525-5. Recuperado de: https://www.calmatel.com/profesional/Guia_Estiramientos.pdf
  • Rodríguez García, P.L., y Santonja Medina, F. Los estiramientos en la práctica físico-deportiva. Universidad de Murcia. Recuperado de: https://www.um.es/univefd/estirar.pdf

Sobre el autor

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo por la Universitat de València, soy atleta en mi tiempo libre y un apasionado del deporte que ha conseguido unir su faceta personal y profesional a través de la redacción de contenidos online para Guiafitness.


38 artículos