Las dietas depurativas son aconsejables después de una época de ciertos excesos en la alimentación o simplemente como medida para limpiar nuestro organismo cada cierto tiempo. Estas dietas están basadas principalmente en zumos, preparados y recetas con frutas y verduras, y hay que tener en cuenta que hay que realizarlas correctamente y bajo supervisión de algún profesional.

¿Qué es la dieta depurativa?

Las dietas depurativas son aquellas indicadas para limpiar y regular el organismo, así como para eliminar toxinas. El principal objetivo de una dieta depurativa es, como su nombre indica, depurar nuestro organismo y ayudarnos a sentir mejor, y aunque pueden contribuir a que perdamos peso no suelen estar indicadas específicamente para ello.

Cuando realizamos una dieta de este tipo lo que buscamos es eliminar durante un tiempo la ingesta de ciertos alimentos y sustancias (grasas, sal, carbohidratos, proteínas, colorantes...) y tomar únicamente otros cuyas propiedades nos ayuden a depurar y drenar. Por eso, los beneficios de la dieta depurativa son principalmente la eliminación de toxinas y la limpieza del aparato digestivo y del hígado. De hecho, este tipo de dietas son las más indicadas para la desintoxicación del hígado.

Dietas detox

El término dietas detox se suele utilizar indistintamente como sinónimo de dietas depurativas en general así como para referirse a un tipo de dieta depurativa concreta, basada sobre todo en zumos y preparados líquidos a base de frutas y verduras.

Las dietas depurativas no son ninguna novedad, pero el término dietas detox ha ganado popularidad en los últimos años y ha vuelto a reavivar el interés por este tipo de dietas purificadoras.

Precauciones con las dietas depurativas

Mientras se realiza una dieta depurativa no hay que olvidar que estamos privando a nuestro cuerpo de ciertos nutrientes y de calorías y que, por tanto, no debemos prolongarlas en el tiempo, ya que a la larga podrían afectar a nuestro bienestar. Con unos días o como máximo con dos o tres semanas de duración suele ser suficiente. Además, es importante tener ciertas precauciones con las dietas depurativas e interrumpirlas o consultar con un profesional médico en el caso de sentir fatiga, cansancio, náuseas o algún mareo.



Por otra parte, en algunos casos estas dietas están contraindicadas o exigen llevar un control más riguroso (como en el caso de las dietas depurativas en el embarazo, o en casos de personas diabéticas o con insuficiencia renal).

Alimentos para las dietas depurativas

Las dietas depurativas se basan en una serie de alimentos que por sus propiedades y nutrientes facilitan la tarea de depuración del organismo. Fundamentalmente se trata de zumos, preparados o recetas en los que las frutas y verduras son los protagonistas principales.

Aquí puedes consultar el listado de los principales alimentos indicados para dietas depurativas.

Tipos de dietas depurativas

Existen diferentes tipos de dietas depurativas, que varían principalmente dependiendo de su duración y de los alimentos que incluyan. Por ejemplo, hay dietas depurativas que sólo duran uno o dos días, mientras que otras se pueden prolongar durante dos o tres semanas. Asimismo, existen dietas depurativas basadas únicamente en zumos y preparados líquidos de frutas y verduras, mientras que otras incluyen también cereales, huevo, lácteos, legumbres o incluso alguna carne no grasa (como el pollo).

Aquí tenéis algunos ejemplos de dieta depurativa: