¿Correr antes o después de hacer pesas? Descubre la respuesta

0
Running con mancuernas

Es una duda común entre muchos deportistas que combinan el entrenamiento aeróbico con los ejercicios de fuerza y para resolverla, no hay una respuesta definitiva. Si te preguntas si es mejor correr antes o después de hacer pesas, fíjate en cómo responde tu organismo en cada caso y sabrás lo que más te conviene según tus objetivos.

La práctica del running y el trabajo con pesas es una excelente manera de realizar un entrenamiento completo y variado que te ayude a mantenerte en plena forma haciendo un ejercicio cardiovascular intenso sin renunciar a cuidar y a desarrollar tu musculatura.



No hay un orden mejor que otro a la hora de planificar tu sesión de musculación si eres runner, pero sí debes tener claro que el hecho de correr antes o después del entreno con pesas va a influir en los resultados que obtengas. Son tus objetivos concretos los que han de determinar si debes hacer pesas antes o después de la carrera.

Running y entrenamiento con pesas: ¿cómo combinarlos?

¿Primero pesas o cardio para quemar grasa?

Solis Images || Shutterstock

¿Necesitas consejos para combinar tus sesiones de running y gimnasio? Si vas a realizar ejercicio aeróbico y de fuerza en un mismo entreno, tendrás que decidir qué hacer primero, teniendo en cuenta estas dos premisas básicas:

  1. Durante los primeros minutos de la sesión, estarás más descansada y con tus depósitos de energía a tope.
  2. El organismo sigue su propio orden a la hora de recurrir a sus reservas energéticas. Tirará primero de los azúcares disponibles (glucosa), luego recurrirá al glucógeno almacenado y, por último, movilizará las grasas acumuladas para obtener la energía que necesita.

En realidad, el dilema sobre si se debe hacer pesas antes o después de correr es sencillo de resolver: como norma general, haz en primer lugar el ejercicio que sea para ti el más importante, aquel en el que quieres centrar tus esfuerzos para mejorar y avanzar en tus objetivos.

Fíjate en algunos ejemplos que pueden indicarte cuándo es mejor correr antes de hacer pesas y cuando conviene dejar barras y mancuernas para después:

  • Si haces running, tal vez preparando alguna prueba que requiera mejorar tu resistencia y/o tu velocidad, planifica tu entreno corriendo primero los kilómetros que te hayas marcado, incluyendo (o no) los intervalos de alta intensidad (HIIT) que estimes oportunos. Una vez finalizada la carrera, y tras los necesarios minutos de descanso, llegará el momento de hacer los ejercicios de fuerza, que completen la sesión y te ayuden a tonificar y fortalecer la musculatura, especialmente la de tus piernas y core, para que, así, se convierta en tu mejor aliada a la hora de correr.
  • Si tu objetivo es perder algunos kilos, un ejercicio aeróbico como correr es perfecto para lograrlo. En este caso, también debes correr primero, para quemar el máximo de calorías posibles dejando las pesas para el final como parte complementaria de un entreno que te ayude a tonificar músculos y, consiga, además, reducir la presencia de tejido adiposo.
  • Si por el contrario estás en una fase de ganancia de volumen muscular, debes realizar los ejercicios con peso antes de correr. Así, concentrarás toda tu energía en levantar la máxima carga posible y en realizar un buen número de repeticiones, algo que, tras una agotadora carrera, te resultaría bastante más difícil. Recuerda que en este caso, es importante seguir una dieta adecuada que permita que tus músculos se desarrollen pese al gasto energético que implica correr.

Como resumen, podemos decir que correr antes o después de hacer pesas, es algo que debes decidir tú, porque va a depender de los objetivos que te hayas marcado. Establece tu orden, siempre teniendo en cuenta que unos minutos de carrera siempre son aconsejables aunque vayas a centrarte en el trabajo de fuerza. Tras ese mínimo tiempo para el necesario calentamiento, tú decides si das prioridad al running para ganar resistencia y velocidad mejorando tus marcas, o empiezas haciendo pesas para que tus músculos ganen fuerza y volumen.