6 consejos para mejorar tus entrenamientos en la cinta de correr

0
Cómo correr mejor en cinta

Es una máquina básica en cualquier gimnasio que también puedes tener en casa para correr cuándo quieras sin necesidad de salir y optimizar al máximo tus entrenos. Descubre cómo sacarle partido a la cinta de correr con estos consejos. ¡Sigue leyendo!



Si practicas running, la cinta de correr es una excelente herramienta que puede ayudarte a mejorar tu técnica de carrera, evitando lesiones, mientras ganas velocidad corriendo y resistencia. Entrenar en la cinta de correr no tiene que resultar aburrido porque son muchas las prestaciones que te ofrece para que puedas introducir variables en cada sesión. Aumentar la inclinación, desplazarte hacia atrás o lateralmente, incrementar el nivel de resistencia, modificar la zancada… Toma nota de todo lo que puedes hacer en la cinta de correr.

Cómo entrenar mejor en la cinta de correr

La monotonía y la falta de motivación son el principal problema a la hora de correr en la cinta, pero con los siguientes consejos mejorarás en cada entrenamiento en la cinta de correr:

1. Empieza con un buen calentamiento

Es un error común lanzarte a correr sobre la cinta sin pensar que, también correr sobre ella, requiere un calentamiento previo que será tu primer ejercicio. Calienta antes de subirte a la cinta. Unos estiramientos y giros de brazos, tobillos y rodillas son esenciales. Además, da tus primeras zancadas a velocidad lenta/moderada.

2. Corre en todas las direcciones posibles

No solo hacia adelante, corre también hacia atrás y lateralmente, siempre levantando bien los pies. El cambio en tus movimientos hará que impliques distintos músculos en cada uno de tus pasos: cuádriceps, gemelos, isquiotibiales, glúteos…

3. Incrementa la velocidad y la inclinación de manera progresiva

Para mejorar tus entrenamientos en la cinta de correr es importante exigirte un poco más en cada carrera. La máquina permite graduar el nivel de dificultad (resistencia y velocidad). No te acomodes haciendo siempre lo mismo. Tras un calentamiento adecuado, ve subiendo ese nivel a medida que pasas minutos sobre la cinta.

4. Atrévete con las cuestas

El entrenamiento en cuestas en la cinta de correr una de las grandes ventajas de este aparato. Poder dar la inclinación que quieres a la cinta hará que entrenes como si estuvieses corriendo en un circuito que incluya cuestas más o menos empinadas. Incluir “colinas” en tu entrenamiento en la cinta de correr hará que mejores tu rendimiento en poco tiempo y que tu entreno resulte más efectivo.

5. Incluye intervalos de alta intensidad

El exigente entrenamiento con intervalos (HIIT) se puede llevar a cabo perfectamente en la cinta. Corre alternando ritmo lento y trote cada 5 - 8 minutos e intercala unos segundos a máxima potencia y velocidad.

6. No te sujetes a la barra

Procura imitar el movimiento natural que realizas al avanzar, igual que si corrieses por la calle o por el campo. El braceo es importante a la hora de entrenar en la cinta de correr no solo para trabajar también la musculatura del tren superior sino para mejorar tus propias marcas en cada carrera.

Detalles que mejorarán tu rendimiento en la cinta de correr

Al ser una superficie lisa en movimiento, sin los obstáculos que puedas tener entrenando al aire libre, la cinta de correr puede ayudarte a mejorar tu postura, tu pisada y la técnica de carrera en general. Si vas a empezar a correr en cinta, repasa estos consejos y mejora tu rendimiento de forma progresiva:

  • Sobre la máquina, recuerda mantener tu espalda recta con el abdomen y los glúteos contraídos mientras coordinas el movimiento de tus piernas con el de tus brazos. Mantén la mirada al frente.
  • No hagas constantes paradas. Planifica el tiempo de entrenamiento en la cinta de correr y complétalo. Si no lo consigues, márcate un objetivo más "realista" que puedas cumplir. También en la cinta es importante adaptar el esfuerzo a tu propia condición física.
  • Un buen equipamiento par es también importante. Ropa cómoda y transpirable junto a unas zapatillas adecuadas, que se adapten a tu pisada (prono, supina o neutra) es clave para lograr una mayor efectividad sobre la cinta de correr. Recuerda que debes procurar apoyar el pie por su zona media (no sobre puntas o talones).
  • Por último, no olvides controlar la evolución de tus entrenos en la cinta comprobando variables como tu frecuencia cardiaca, la velocidad media obtenida o el gasto calórico. Si tienes claras estas referencias, te resultará más sencillo intentar batir tus propias marcas en la cinta de correr.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos