6 consejos para elegir un buen grupo de running

0
Cómo elegir un buen grupo de running

Si te encanta correr, hacerlo en compañía de otras personas que comparten tu afición es una excelente idea, pero, a la hora de elegir tu grupo de running, debes tener en cuenta algunas premisas para que encajes perfectamente y progreses en cada entrenamiento.



Correr en grupo puede suponer una motivación extra. Muchos runners eligen esta opción porque se sienten más seguros corriendo acompañados, porque correr con otros hace que se esfuercen más intentando mejorar sus propias marcas, o simplemente porque les resulta más divertido.

Sea cual sea la razón por la que has decidido probar a correr en compañía, es fundamental acertar en la elección de tu grupo de running para poder aprovechar todas las ventajas del ejercicio compartido. Fíjate en los factores que van a determinar que ese grupo de deportistas, del que quieres formar parte, es el adecuado para ti.

Cómo acertar en la elección de tu grupo de running

Sentirte a gusto con los demás corredores es básico para enfundarte las zapatillas incluso en los días en los que da bastante pereza. Puede que en tu caso ya conozcas a algunos de tus posibles compañeros de entrenamiento, o tal vez no. En cualquier caso, si estás pensando cuál puede ser para ti un buen grupo de running, estos consejos pueden ayudarte a decidir:

1. Máxima información

Cuanto más amplio sea tu conocimiento previo del grupo de running, mejor. Tener una idea de lo que te vas a encontrar, te hará sentir mucho más cómoda en los primeros encuentros. Si hay un entrenador o un runner experimentado que se encargue de los entrenamientos, no dudes en preguntarle datos tan básicos como el número de personas que corren juntas, sus edades, si hay subgrupos según niveles… Una buena comunicación previa a tu incorporación al grupo siempre es útil y beneficiosa.

2. El nivel

Determinarlo es, sin duda, lo más importante a la hora de elegir un grupo de running que se adapte a tus necesidades. Si te inicias en este deporte, no es buena idea intentar integrarte en un colectivo de runners que entrena pensando en una maratón. Opta siempre por uno en el que se corra a un ritmo similar al tuyo, tal vez algo superior, porque siempre supondrá un acicate para mejorar, pero no uno cuyas expectativas sean ampliamente superiores a las tuyas porque la frustración y la desmotivación que puedes llegar a experimentar no te benefician en nada.

3. El plan de entrenamiento

Antes de decidirte por tu grupo de running ideal, ten muy clara la forma en la que se desarrollan los entrenamientos. Días a la semana en los que quedáis para correr, horarios, que lógicamente han de ser compatibles con los tuyos, la ruta de running, distancias mínimas y máximas, intervalos HIIT, competiciones entre vosotros para batir marcas… A cada runner le gusta correr de una manera determinada, trabajando más la resistencia o la velocidad. El grupo de running que elijas debe ser siempre una buena compañía a la hora de intentar alcanzar tus propios objetivos.

4. Las normas

Un consejo básico a la hora de elegir un buen grupo de running es tener absolutamente claras las normas que te comprometes a asumir. Algunos grupos son realmente exigentes, por ejemplo, a la hora del cumplir con la asistencia y los horarios (puede que no te interese), o de imponer un determinado equipamiento. En otros, en cambio, los entrenamientos y las carreras son bastante más relajadas. Tú decides.

5. Actividades complementarias

Correr en grupo no es solo una actividad deportiva. Muchos grupos de runners comparten además otras aficiones y la relación entre las personas que lo integran va más allá del deporte. Viene bien saber si además de correr, el grupo organiza otras actividades como: excursiones, salidas para descubrir nuevos recorridos, participación en pruebas o sencillamente una comida juntos. Depende de lo que esperes de tu grupo de running puede resultarte interesante o no.

6. Prueba una vez

Como último consejo, antes de decidirte si entrenar solo o acompañado, sal a correr con tu posible futuro grupo (sin compromiso). Es la mejor manera de tener un primer acercamiento con sus integrantes y de conocer si compartís inquietudes y objetivos.