Cómo motivarse para bajar de peso haciendo ejercicio

0
Cómo motivarse para bajar de peso haciendo ejercicio

Dieta y deporte son los dos pilares en los que debemos basarnos si queremos perder peso y eliminar los kilos de más, pero también mantener la motivación es fundamental para lograr ese objetivo y no desanimarnos antes de tiempo. Habrá momentos en el que el entrenamiento se haga muy cuesta arriba y por eso, es clave saber cómo motivarse para bajar de peso haciendo ejercicio y evitar tirar la toalla a las pocas semanas.

Si te has propuesto adelgazar para ganar salud y verte mejor ¡enhorabuena!, pero ten presente que tu objetivo implica tiempo y esfuerzo. No hay milagros a la hora de deshacernos de los kilos y las grasas acumuladas y perderlos siempre debe ser un proceso progresivo, en el que es normal que haya momentos de desánimo por no obtener los resultados que queremos de manera inmediata.



Incrementar tu actividad física hará que quemes más calorías y así, con deporte y dieta equilibrada, lograrás adelgazar de forma saludable. Motivarte para perder peso haciendo ejercicio te ayudará a alcanzar tu meta, porque no siempre es sencillo. Fíjate en las ideas que debes tener presente y en las acciones que puedes llevar a cabo para mantener tu motivación para adelgazar entrenando. ¡Sigue leyendo!

6 claves para encontrar motivación y adelgazar haciendo ejercicio

Correr en invierno adelgaza más

Stock-Asso || Shutterstock

Esa motivación que tanto necesitas para adelgazar con el ejercicio se basa tanto en mantener intactos una serie principios y pensamientos positivos que te alienten, como en poner en práctica acciones concretas que refuercen tu decisión incluso en los momentos más difíciles. Tanto si tu objetivo es adelgazar en casa o adelgazar en el gimnasio, toma nota de estos consejos para motivarte y perder peso haciendo ejercicio cada semana:

1. Sé realista y establece un plan

Si partes de la idea de que esto va a ser “coser y cantar”, el desánimo llegará más pronto que tarde. Analiza tu punto de partida teniendo en cuenta cuántos kilos necesitas perder y cuál es tu condición física. Antes de empezar a correr, fija un plazo mínimo no demasiado ambicioso, por ejemplo, dos - tres meses de entreno. Haz un plan que determine los días, las horas y el tipo de sesiones. Pide el asesoramiento que necesites a un entrenador personal o monitor cualificado y si cuentas con el apoyo de un entrenador que vigile tus progresos, mejor.

2. Metas cortas

Es una de las claves de lograr motivarte mientras haces ejercicio para perder peso. No puedes pretender (ni es saludable) intentar deshacerte de 5 kilos en un mes. Si tienes esta idea en la cabeza, no conseguirás tu objetivo y el desánimo llegará antes de que veas los primeros resultados de tu esfuerzo. Ve despacio, establece, por ejemplo, un ritmo de adelgazamiento de 1 kilo por mes, algo relativamente fácil de conseguir. Así, si alcanzas esa primera y “pequeña” meta (que probablemente superes) tu motivación para adelgazar haciendo ejercicio subirá como la espuma.

3. A tu ritmo y sin comparaciones

El organismo de cada persona es único y no es comparable con el de otra. Si quieres mantener tu motivación perdiendo peso en el gym no se te ocurra centrarte en lo que puede haber bajado de peso cualquier compañero (más que tú). Así, empezarás a pensar que tú vas peor porque lo estás haciendo “mal”, no “vales” o “nunca lo conseguirás”. Destierra de forma inmediata esas ideas y disfruta de tus logros individuales. Cada uno de ellos, por mínimo que sea, reforzará tu autoestima y te animará a seguir avanzando.

4. Diviértete

Alterna ejercicios, clases colectivas y actividades deportivas que te gusten con otras que tal vez te cuesten un poco más. Si te encanta nadar, correr o montar en bici, haz que estas actividades formen parte de tu entreno para que, de esta manera, al menos una parte del ejercicio que realizas te cueste muy poco.

5. Prémiate por cada triunfo

Mientras que el premio no suponga un “atracón” de grasas poco saludables, cualquier autopremio reforzará tu motivación para continuar perdiendo peso mientras haces deporte. Una tarde de descanso sin el entrenamiento previsto, unas compras que te apetecen, o un buen masaje o tratamiento de belleza… ¡te lo has ganado!

6. Mucho más que perder kilos

No hay nada que pueda motivarte más a hacer ejercicio para adelgazar que pensar en los múltiples beneficios que supone la práctica deportiva. Piensa en ellos cuando lleguen los momentos de desánimo. Mejorar tu salud cardiovascular, incrementar tu agilidad y flexibilidad, sentirte más fuerte y con una mayor capacidad de resistencia física y también, más a gusto con tu cuerpo… Ten perspectiva de futuro y cuando necesites motivación para adelgazar haciendo ejercicio, imagina lo bien que vas a estar en cuestión de unos meses.