Cómo abandonar las excusas y encontrar tiempo para hacer ejercicio

Calentamiento para trabajar la flexibilidad

Empiezas por enésima vez un nuevo plan de ejercicios, y en menos de dos semanas lo has dejado. ¿Por qué? Desgraciadamente, nuestro ritmo de vida actual nos sirve en bandeja una gran cantidad de excusas. Las hay para todos los gustos: "el trabajo no me deja tiempo", "el gimnasio es muy caro", "estos días no he parado"...

Pero la realidad es que, cuando esto se repite más de una vez y con distintos motivos, ninguno de ellos es el verdadero. No hay que avergonzarse de ello, la resistencia inicial a adoptar nuevos hábitos nos afecta a todos, y lo que hay que hacer es enfrentarla sin dudar. ¿Estás decidido a que esta vez sea la definitiva? Acompáñanos en este artículo para ver cómo conseguir que tus intenciones de hacer ejercicio no se queden sólo en eso.

4 ideas para entrenar sin que la pereza te pueda contigo

¿Necesitas motivación para hacer ejercicio todos los días? ¿Quieres que la pereza no te venza cuando toca ir al gimnasio? Te damos algunas ideas muy prácticas para encontrar el tiempo que necesitas para hacer ejercicio y ponerte en forma:

1. Márcate unos objetivos a corto plazo

La motivación es la base de cualquier actividad que lleves a cabo. Sin una buena motivación que te empuje a conseguir los resultados deseados, hay muchas probabilidades de que acabes perdiendo la batalla contra la pereza. Por esto, es necesario que te concentres en qué quieres conseguir y, sobre todo, por qué quieres conseguirlo.

No es lo mismo querer ponerse en forma sin más, que preparar un evento o competición amateur en concreto en que te haga ilusión participar, por poner un ejemplo. Del mismo modo, márcate objetivos pequeños y a tu alcance. Si quieres acabar pudiendo correr 10 kilómetros, empieza por 4 las dos primeras semanas, y pasa a 5 en las dos siguientes. De esta forma, cada pequeño éxito te empujará hacia el siguiente.

2. Aplica la regla de los 21 días

La constancia es imprescindible en cualquier esfuerzo y actividad. Un antiguo estudio de William James, el padre de la psicología científica, afirma que son necesarios 21 días de continuidad para que una actividad en concreto se convierta en hábito. Estudios más recientes sujetan que este tiempo es diferente para cada persona y actividad concreta, pero sigue siendo un tiempo de referencia más que válido.



Si llevas a cabo tu rutina de ejercicio o entrenamiento durante 21 días, tienes muchas menos probabilidades de abandonarla. Para conseguirlo, programa tu entrenamiento semanal y sé especialmente inflexible durante los primeros días. Una vez superada la resistencia inicial y formado el hábito, tu propio cuerpo te pedirá que no te lo saltes.

3. Acude a un gimnasio 24 horas

Si tienes un trabajo de horario complicado, existen gimnasios y centros deportivos 24 horas, sobre todo en ciudades grandes. Estos pueden resultar una muy buena opción para empezar a hacer ejercicio de forma supervisada y con libertad de horarios. Sin embargo, su disponibilidad puede ser bastante limitada, y no todo el mundo tiene la suerte de tener uno cerca.

Además, al igual que si decides cambiar de gimnasio, es importante que no tengas que realizar grandes desplazamientos hasta él. Tener que pasar por más de media hora de transporte cada día puede ser un importante factor de desmotivación.

4. Prueba a hacer ejercicio en casa o al aire libre

Si te atreves a hacer el ejercicio en casa o por tu cuenta, encontrarás una gran cantidad de ventajas. La primera y más evidente es la económica, al ahorrarte la cuota mensual. Sin embargo, ten en cuenta que también tendrás que adquirir algunos materiales básicos, como mancuernas o esterillas. Montar un pequeño gimnasio en casa es una muy buena garantía de que lo usarás, pero evita gastarte demasiado dinero.

Hay una gran cantidad de ejercicios y rutinas que pueden realizarse con muy poco material, o incluso en las instalaciones que puedes encontrar en muchos parques. Si entrenas por tu cuenta, recuerda informarte acerca de cómo realizar adecuadamente cada ejercicio para evitar lesiones. Hay gran cantidad de manuales y vídeos de profesionales que puedes consultar para aprender nuevas rutinas de forma segura.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Albert Massana (instructor de fitness)

Técnico Superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas por el Instituto La Bastida. En lo que respecta a su experiencia en el fitness y los deportes, ha trabajado en un gimnasio de artes marciales dando clases y sesiones dirigidas de fitness, aeroboxing, GAP y pilates, así como preparando planes de entrenamiento con bases de alimentación incluidas. En la actualidad, es editor y redactor de contenidos y se considera un gran aficionado al deporte y a la tecnología.


11 artículos