5 beneficios de entrenar con poleas que te sorprenderán

0
Beneficios de entrenar con polea

La polea es una de las máquinas habituales del gym a la que no siempre sacamos todo el posible partido. Permite una amplia variedad de ejercicios y facilita el trabajo con cargas. Si aún no has descubierto las posibilidades de este aparato, fíjate en los 5 beneficios que obtendrás entrenando con poleas. ¡Sigue leyendo!



La polea es una opción sencilla, eficaz y completa para trabajar la musculatura, tanto grandes grupos en conjunto, como músculos concretos de manera individual. Algunos consideran que al ofrecer un punto de apoyo constante, los ejercicios resultan más fáciles de realizar pero, en realidad, uno de los beneficios del entrenamiento con poleas radica en que todo el cuerpo debe mantenerse en tensión para lograr, así, permanecer en equilibrio. Ésta es una de las ventajas, pero hay más

¿Por qué deberías ejercitarte con la polea?

Si quieres empezar a ejercitarte con la polea en el gimnasio, te mostramos los principales beneficios que te puede aportar este aparato:

1. Variedad en el entrenamiento

Tanto si estás empezando con este aparato como si tienes un elevado nivel de entrenamiento y quieres evitar el estancamiento, la polea es una opción que debes tener en cuenta a la hora de incorporar nuevos estímulos a tus sesiones. Pectorales, espalda, abdomen, extremidades… tienes ejercicios específicos que hacen posible el trabajo de cada área sin que el entreno resulte monótono. Además, las poleas permiten sumar distintos accesorios como barras, cuerdas o mancuernas para que aproveches al máximo tus minutos en la máquina.

2. Óptimo desarrollo de las fibras musculares

Uno de los grandes beneficios de las poleas es el hecho de aprovechar mejor la fase excéntrica de cada ejercicio. Con la polea, en esa fase negativa en la que el músculo procede a su alargamiento después de contraerse, la tensión se mantiene haciendo que cada fibra continúe trabajando durante toda la ejecución del ejercicio (no solo en la fase concéntrica).

3. Mayor rango de movimiento

La polea es un elemento versátil que permite variar la altura de las gomas que nos sirven de resistencia. Simplemente colocando estos vectores de fuerza a distintas alturas, el entreno y la intensidad también varían logrando que un mismo músculo trabaje desde distintos ángulos. El resultado es un movimiento dinámico, que consigue un mejor desarrollo de la musculatura en menos tiempo.

4. Entrenamiento seguro

Para principiantes, las poleas ofrecen numerosas ventajas. Si es tu caso, con ellas podrás realizar los movimientos de los distintos ejercicios evitando posibles lesiones que pueden afectar principalmente a tus articulaciones. También, si ya tienes un nivel elevado en el entrenamiento de fuerza, con la polea podrás incrementar el peso con el que trabajas, planteándote nuevos retos de manera segura.

5. Trabajo extra de abdominales

Aún sin proponértelo, entrenado con poleas cualquier grupo muscular, estarás trabajando abdominales. Para que puedas mantener el equilibrio mientras tiras de los tensores, es necesario que toda la musculatura del core se ponga en marcha, de manera que logres mantener la postura necesaria y correcta en cada uno de tus movimientos.

Ejercicios básicos con poleas

Como hemos dicho, tienes multitud de opciones para trabajar con las poleas haciendo crecer de forma considerable tu masa muscular. Entre los ejercicios que deberías incluir en una rutina con poleas segura y efectiva destacan:

  • Sentadillas. Son siempre una opción para mantenerte en forma y ganar fuerza en abdomen y músculos de las extremidades inferiores. Haciéndolas con polea, el nivel de exigencia aumenta, al igual que el rango de movimiento, algo que te permitirá descender al máximo tus glúteos y obtener mejores resultados.
  • Fondos. Se trata de un ejercicio básico para ejercitar brazos y pectorales. Entre los beneficios que tiene hacerlos con las poleas, destaca el trabajo añadido de la zona lumbar que implica, sin riesgo, además, de posibles contracturas.
  • Zancada. Realizar el movimiento de la zancada, sujetando con tus manos el cable de la polea, duplica la efectividad de este ejercicio haciéndolo aún más completo porque consigue que intervengan,  prácticamente, todos los grandes grupos musculares (piernas, brazos y tronco)
  • Remo con polea. Esplendido ejercicio para brazos, hombros y espalda que los principiantes pueden practicar de manera segura con la polea.