Así puedes entrenar con el material que tengas por casa

0
Rutina de Calistenia para hacer abdominales en casa

No siempre es necesario montar un gimnasio en casa para mantenerte en forma y hacer algo de ejercicio en cualquier momento. Tal vez no hayas reparado, pero si te fijas, tienes en casa muchas cosas que sirven para entrenar. Evitar los desplazamientos y la pérdida de tiempo que conllevan, ahorrar un buen dinero o poder ejercitarte cuando te venga bien son algunas de las ventajas de entrenar sin tener que acudir al gimnasio.

Si eliges el entrenamiento en casa, tu sesión de entreno puede ser tan completa como la que realizas en el gym si pruebas a hacer ejercicio con el material que tienes por casa. ¡Sigue leyendo!

Cómo aprovecha el material que tienes en casa para entrenar

Mancuernas, barras o máquinas de cardio pueden ser sustituidas por elementos tan comunes como una toalla, una silla o el palo de una escoba. No hay excusas para no dedicar unos minutos a entrenar con el material que tengas a mano. Sea cual sea tu objetivo, perder peso, tonificar musculatura o mantenerte en plena forma, puedes hacerlo en la comodidad de tu propio hogar.

Entrenamiento de fuerza con toalla

Una toalla

Algo tan cotidiano como una toalla puede venirte genial para hacer multitud de ejercicios, especialmente si tu objetivo es trabajar brazos y espalda. Simplemente enrollarla y desenrollarla, como si la estuvieses escurriendo, ya es un movimiento excelente para fortalecer antebrazos. Otro ejercicio que puedes hacer en casa con una toalla es sujetarla por ambos extremos y subir tus brazos por encima de tu cabeza. Desde esta postura, estira intentando “romperla” y estarás entrenando la musculatura de la parte superior de tu espalda.

Paquetes de alimentos y botellas

Son muchos los elementos caseros perfectos para entrenar con peso extra en casa. Cualquier paquete o brick de un kilo/litro (arroz, pasta, leche) suple a la perfección mancuernas o discos. También puede valerte un libro “contundente” o una botella de plástico llena de líquido o, por ejemplo, de arena (buena idea de reciclaje). Con este material de entreno que tienes en casa, puedes realizar infinidad de ejercicios, desde el curl de bíceps, hasta extensiones de brazo con peso para trabajar tus pectorales.



Unas efectivas sentadillas, sujetando un paquete en cada mano, o una zancada, también son excelentes opciones para entrenar sin salir de casa. ¿Estás en forma y quieres hacer peso muerto? Pues con un palo y dos garrafas de agua, cada una en un extremo ya tienes una barra con discos perfecta para trabajar duro.

Ejercicios con una silla

Una silla

Vale cualquiera, así que no puedes decir que te falta material para ejercitarte en casa. Son muchos los ejercicios que puedes hacer con una silla. Simplemente, sentándote en el borde y practicando elevaciones de rodillas al pecho ya estás haciendo unos buenos abdominales. También puedes utilizarla para tumbarte en el suelo y apoyar los talones en el asiento, haciendo elevaciones para continuar trabajando la musculatura abdominal. Una silla es también un elemento de entreno casero perfecto para hacer fondos y conseguir eliminar cualquier atisbo de flacidez en tus brazos.

Escalera

Con solo un par de peldaños en tu hogar ya tienes un elemento perfecto para hacer un entrenamiento cardio. Practica stepping subiendo y bajando o saltando con ambas piernas a la vez para quemar calorías y grasas sin salir de casa. A falta de escalones, cualquier caja o cajón resistente puede cumplir perfectamente la misma función y ayudarte a completar un entrenamiento en escaleras efectivo.

Los juguetes de los niños, buenos aliados para hacer ejercicio

Desde luego, encargarte de un bebé o de un niño pequeño que no para quieto, ya supone un duro entrenamiento pero, además, algunos juguetes de los "mayores" pueden convertirse en excelente material para ejercitarte en casa. Pídele prestada la comba a tu hija y podrás hacer muchos ejercicios aeróbicos, desde los típicos saltos, hasta otros movimientos más complejos como los saltos cruzados, con una pierna o con desplazamientos laterales. También una pelota te vale para practicar desde elevaciones de brazos, sujetándola y llevándola por encima de la cabeza, hasta abdominales, colocándola entre tus tobillos y subiendo las piernas tumbada en el suelo.

Ya sabes, ropa cómoda, un poco de música y el material de entreno que tienes por casa es todo lo que necesitas para empezar a ponerte en forma de la manera más cómoda y económica.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Sobre el autor

Mariola Báez

Redactora y editora profesional, no entiendo mi vida sin el deporte. Siempre dispuesta a conocer nuevas disciplinas y a invertir mi tiempo en mis dos grandes pasiones: el yoga y el running.


302 artículos