Uno de los pilares del Wellness en la búsqueda constante de ese bienestar se fundamenta en la relajación.

 

La relajación busca el equilibrio entre el cuerpo y la mente para reducir los niveles de estrés y aumentar la salud y el bienestar de quien la practica. La búsqueda de ese estado de relax y desconexión puede ir acompañada, casi siempre, de una banda sonora.

 

Está demostrado que la música tiene efectos sobre el cuerpo humano de forma directa o indirecta. Por ejemplo, se han estudiado los efectos de la música sobre el sistema nervioso, el ritmo cardíaco, la respiración o el estado de ánimo.

 

Además, varios estudios que avalan los beneficios de escuchar música para relajarse, como por ejemplo la disminución de los niveles de activación del cuerpo humano o la reducción del dolor, mejorando la salud de quien lo escucha.

 

Existen numerosos géneros musicales que por sus características conectan con el ser humano y contribuyen a alcanzar un estado de paz y tranquilidad interior, es decir, un estado de relajación y bienestar. También se puede usar la música para mejorar el rendimiento de los sueños e incluso para aumentar la concentración a la hora de estudiar.

 

Tipos de música para relajarse

Los ritmos y las melodías de la música pueden despertar diferentes reacciones de en las personas, e independientemente del gusto musical de quien lo escucha,  algunas composiciones comparten una característica común: son capaces de aportar paz y serenidad a la persona.

 

Saber qué música se debe escuchar para relajarse depende mucho de cada persona, ya que no todo el mundo reacciona igual ante la misma partitura.

 

El impacto que la música tiene a la hora de relajarse es tal, que incluso se han desarrollado géneros musicales enfocados a espacios y momentos de tranquilidad, serenidad y relax.

 

Sonidos de la naturaleza para relajarse

Los sonidos que rodean al ser humano son un elemento importante en nuestras vidas. Desde pequeños asociamos ciertos sonidos con ciertas situaciones y éstos pasan a formar parte de del día a día. Pero lo cierto es que cuando la exposición a los ruidos con los que el ser humano convive día a día es exageradamente alta los sonidos que nos rodean se convierten en un elemento que genera estrés y malestar.

 

Sin embargo, se pueden encontrar en la naturaleza sonidos que ayudan a la persona a trasladar su mente a otro lugar, alejado del bullicio que acompaña la vida diaria en las ciudades y transmitir sensaciones y emociones positivas que ayudan a alcanzar un estado de relajación.

 

Entre los sonidos de la naturaleza más utilizados para la relajación están: