Pilates en el embarazo

1



Si estás embarazada continúa ejercitándote como lo has hecho hasta ahora. Revisa entre todas tus opciones y considera entre ellas el método pilates, ideal para tu condición entre otras razones por su bajo nivel de exigencia corporal.

Mientras aguardas la llegada de tu bebé sé consciente de que la inactividad física en nada te ayudará durante el parto. Conforme va creciendo el feto, los músculos de la pared abdominal van creciendo y poco a poco logran debilitarse. Algo similar sucede con el suelo pélvico, que afectado por el peso del bebé comienza a estirarse hacia abajo.

Cuando los ligamentos en esta zona se encuentran debilitados es más complicado que puedas contraer la pelvis de manera natural por un periodo de tiempo, la orina suele escaparse ante esta situación e incluso los dolores de espalda tienen relación con esta fragilidad en el suelo pélvico.

La función del método pilates es fortalecer especialmente los músculos comprometidos en el trabajo de parto, empleando la respiración, concentración y la relajación como base para conseguirlo. Sus beneficios para embarazadas son muchos.

Es evidente que no todas las posturas en pilates serán adecuadas para tu condición, por lo tanto una gran parte de ellas son realizadas de rodillas sobre la  colchoneta y con las manos hacia los costados. Se busca con esta posición reducir la tensión en la espalda o en la pelvis, favoreciendo además el acomodo del bebé para el momento del parto.

¡Apúntate al estilo GuiaFitness!
Mantente al día de lo último en deporte, vida sana, alimentación, de nuestras dudas en foros. ¡Colabora y sé parte de la comunidad GuiaFitness!
2106 (C) Todos los derechos reservados