La talasoterapia

0
¿Qué es la talasoterapia?

La talasoterapia es un método terapéutico que utiliza el agua del mar, el lodo, las algas y la brisa marina, como agentes necesarios para el equilibrio físico- mental e incluso contienen características antitumorales o antibacterianas beneficiosas para todo ser humano.

Una de las características principales de la talasoterapia es que sus técnicas pueden ser tanto naturales como artificiales, pero, en su conjunto todas ellas tienen como objetivo aprovechar los elementos de todo el entorno marino para tratar todo tipo de lesiones o dolencias.



 

 

¿Qué es la talasoterapia?

Talasoterapia proviene del griego thalasso (mar) y therapeia (terapia). Sus más de 80 elementos son importantes para el buen funcionamiento del organismo, el cual adquiere equilibrio a través del proceso denominado OSMÓTICO, donde fluidos de agua con baja concentración de sales se combinan con otros líquidos con altas cantidades de nutrientes.

La temperatura ideal que esta técnica requiere fluctúa entre los 35 y 37 ºC. El cuerpo necesita absorber el ozono y el yodo presentes en el aire, además del sodio. Dichos componentes se filtran a través de los poros, ayudando a que nuestra  piel se regenere más rápido. Junto con la termoterapia, es una de las técnicas con mayor poder relajante para favorecer las defensas en el organismo.

La talasoterapia puede tomarse como un complemento médico en un centro especializado o en contacto directo con la naturaleza, lo interesante es que con esta segunda alternativa también se disfruta de un masaje natural por las olas y el movimiento del mar.

Beneficios de la talasoterapia

Como sabemos la talasoterapia puede utilizarse para el tratamiento o prevención de enfermedades, sin embargo existen algunas restricciones que se deben tomar en cuenta antes de acceder a esta alternativa terapéutica.

En casos de procesos crónicos o problemas diversos en el aparato locomotor (reumatismos, osteoporosis) es una técnica muy recomendable.  Sirve también en la etapa post-operatoria, o en afecciones respiratorias (asma, faringitis) o neurológicas. La talasoterapia controla el proceso de enfermedades dérmicas como la soriasis, mejora la vitalidad y es una excelente forma de liberarse del estrés, insomnio o depresión. Incluso las mujeres en la etapa de menopausia reducen los síntomas de su condición.

En personas con alergias, enfermedades infecciosas o cardiorrespiratorias, está contraindicada. Además en aquellas que presenten hipertensión grave, fiebre aguda o cáncer. Es muy importante saber si el lugar donde vamos a iniciar el tratamiento cuenta con las medidas básica de higiene y si su personal es competente para esta función. Una vez que el médico dé el visto bueno para iniciar la terapia, será él quien indicará la técnica mas adecuada para ti.

Las bondades de la talasoterapia

La talasoterapia es un tratamiento que busca curar el cuerpo de distintos malestares a través del agua de mar.

El método terapéutico consiste en utilizar las propiedades del agua de mar, como las sales del mar, el sodio, el potasio, el calcio, el magnesio, el cloro, los carbonatos, los sulfatos y los fosfatos para relajar las distintas partes del cuerpo. Y si se requiere, la terapia se complementa con aplicaciones de algas, arena, fango y limos de los fondos marinos. Problemas musculares, como la tendinitis y la lumbalgia; problemas circulatorios, como los moretones, las várices y el sangrado en la nariz; y el famoso estrés han sido superados gracias a la talasoterapia. Además, si en algunos casos particulares relacionados con los tejidos musculares, bajo aceptación médica, este tipo de terapia puede ser compaginada con la hidrocinesterapia, ya que ayuda a trabjar directamente sobre el sistema nervioso. Anímate a probarlo.

Técnicas de la talasoterapia

Las técnicas que la talasoterapia utiliza son aplicadas según las indicaciones dadas por el médico tratante. De acuerdo a la persona se evalúa la posibilidad de combinar todos sus elementos o solo se restringen en el uso de agua marina.

Se ven sus resultados cuando se mantiene el tratamiento durante una semana consecutiva en cuya aplicación se pueden incluir los baños, duchas o chorros calientes.

La peloidoterapia emplea peloides (mezcla de sustancias orgánicas e inorgánicas con  agua mineral, marina o de lago salado) además de pasammamoterapia (baños calientes con arena) con el fin darle calor a la zona del cuerpo afectada en busca del alivio de problemas articulares o musculares.

La algoterapia emplea las algas marinas desecadas o frescas colocadas en agua caliente o en cataplasmas (medicina cubierta en envolturas). Es recomendable para pacientes con insuficiencia glandular o afecciones en la piel.

La hidrocinesiterapia. En ella se desarrollan ejercicios terapéuticos dentro del agua, en una piscina preparada.

El hidromasaje es el más conocido de las 4 técnicas. Otorga una sensación de relajación muscular y ayuda a mejorar la circulación sanguínea. Se aplican chorros de agua a presión en una bañera de agua de mar.

La talasoterapia y sus elementos terapéuticos

La talasoterapia se utiliza desde tiempos antiguos con fines terapéuticos pero no fue hasta los inicios del siglo XX que se logro comprobar su increíble utilidad. La clave sin duda se encuentra en los elementos químicos del propio ambiente marino. Veamos cuales son sus componentes y por qué son tan beneficiosos sobre nuestro organismo.

El agua del mar, el elemento base para iniciar el tratamiento, tiene sustancias similares a las vistas en el plasma sanguíneo. En el líquido marino encontramos en una cantidad superior cloruro de sodio, cloruro de magnesio, de potasio y otros elementos en un menor porcentaje. Debido a esta similitud en la composición es posible la absorción de sustancias del mar hacía el organismo (osmosis) ayudando a mantener el equilibrio del cuerpo.

Las algas marinas tienen un efecto positivo en el organismo. Con un contenido en vitaminas, proteínas y minerales tan consistente nuestro cuerpo queda protegido ante el ataque de bacterias o virus, o el desarrollo de tumores. También son empleadas para tratar enfermedades como la anemia o infecciones en los riñones.

El lodo del mar (fango) tiene un efecto parecido al de las algas porque contiene entre sus componentes las mismas sustancias que este último. El fango tiene minerales naturales que recoge del agua y de la tierra (hierro, magnesio, azufre, cobre) y geológicos como el cuarzo, por ejemplo.  El modo de aplicación es untándolo en el cuerpo, cubriéndolo con papeles o telas especiales que ayuden a conservar el calor.

En la brisa del mar también se haya uno más de los beneficios de la talasoterapia. Aún cuando sean imperceptibles, existen unas gotas minúsculas de agua del mar que se confunden en ella para favorecer el sistema inmunológico.

Talasoterapia: el mar como fuente de salud

La talasoterapia se refiere a una técnica terapéutica que tiene como principio la utilización del medio marino como fuente de curación. Su nombre proviene de los términos griegos thalasso (mar) y therapeia (terapia).

Este método natural requiere de agua que no esté cercana a la orilla. El agua es esterilizada y depurada antes de ser aplicada como tratamiento. Esta técnica hace uso de diversos recursos marinos como las algas y el fango o el barro extraídos del mar.

Existen vestigios de la talasoterapia desde los escritos de Hipócrates, en los que aconseja la aplicación del agua de mar para el alivio de ciertas dolencias. Sin embargo, no es hasta el siglo XIX, que se inicia su difusión masiva gracias al francés René Quinton, quien diseño una solución salina basada en el agua de mar y empezó a comercializarla.

Desde inicios del siglo pasado, se ha popularizado su uso en tratamientos contra la tuberculosis, el cólera o la diarrea. Su aplicación debe ser ejercida por especialistas que sepan dirigir los tratamientos, según las necesidades del paciente.

La bañera de hidromasaje

Una bañera de hidromasaje posee características similares a las de un jauzzi. No obstante, presenta ciertas particularidades que debemos tomar en cuenta. La bañera de hidromasajes cuenta con diferentes boquillas, que tienen como objeto, hacer girar el agua internamente.

Este proceso es posible, mediante un motor que es la esencia del hidromasaje. También, deben estar equipadas con un moderno sistema de iluminación, que sea útil para realizar sesiones de cromoterapia.

Es interesante la tendencia que muestran algunos spas de añadir flores o finas fragancias en el agua, a manera de aromaterapia. En la actualidad, la mayoría de spas utilizan sistemas de filtración en sus bañeras, evitando que sea necesario cambiar el agua diariamente.

Las fragancias u otros aditivos que se utilicen en las bañares de hidromasajes, deberán ser 100 por ciento disolubles al agua, para no causar daños en los filtros, la bomba o el calefactor.

¡Apúntate al estilo GuiaFitness!
Mantente al día de lo último en deporte, vida sana, alimentación, de nuestras dudas en foros. ¡Colabora y sé parte de la comunidad GuiaFitness!
2106 (C) Todos los derechos reservados