La hidrocinesiterapia

0
hidrocinesiterapia

La hidrocinesiterapia es una de las técnicas aplicadas en la cinesiterapia y, su objetivo es el de extraer el máximo beneficio posible al agua y sus propiedades para recuperar la pérdida de la flexibilidad y en términos generales mantener nuestra musculación y forma física en buen estado.

A través de sencillos ejercicios en el agua tenemos la posibilidad de mejorar nuestro estado de salud afectado por algunas enfermedades como consecuencia de la desgravitación del agua. Además, los beneficios de la hidrocinesiterapia tienen mucho que aportar a todo nuestro organismo y al sistema nervioso.

Beneficios de la hidrocinesiterapia

beneficios-de-la-hidrocinesiterapia

La forma como se administra el agua al paciente en las piscinas de hidrocinesiterapia, le brinda una variedad de beneficios importantes. El más resaltante es la mejora del dolor de cabeza y los espasmos musculares.

Recordemos que el agua posee propiedades terapéuticas naturales, que trabajan directamente sobre el sistema nervioso y los tejidos musculares. A nivel psicosomático,encontramos que este tratamiento obtiene muy buenos resultados aliviando los diversos síntomas del estrés.

Sus propiedades terapéuticas referentes a los tejidos musculares, convierten a esta terapia en uno de las principales en tratamientos de rehabilitación física. Es utilizado para reeducar las musculaturas paralizadas o debilitadas, incrementando su fuerza y resistencia.

Características de la hidrocinesiterapia

La hidrocinesiterapia es un sistema terapéutico que utiliza las piscinas para el tratamiento de diversas enfermedades y en procesos de rehabilitación a través de la natación. El agua de estas piscinas, debe estar graduada de tal forma, que el paciente pueda ir sintiendo alivio a sus dolores, por medio de un elevado nivel de relajación.

El efecto relajante se obtiene gracias a que el calor del agua dilata los vasos superficiales e incrementa el riego sanguíneo en la piel. La sangre caliente, a su vez, elevará la temperatura muscular, retrasando los síntomas de fatiga.

Es importante aprovechar el estado de flotación en el que se encuentra el paciente dentro del agua. La flotación contribuirá a tener un mayor recorrido articular, además de servir como ejercicio de resistencia.

La práctica de la hidrocinesiterapia variará en cuanto a efectos, dependiendo de las técnicas que se apliquen. Las técnicas comprenden diferentes distancias y velocidades a recorrer, el uso de flotadores o pesas, así como piscinas con remolinos o movimientos de agua especiales.

Contraindicaciones de la hidrocinesiterapia

contraindicaciones-hidrocinesiterapia

Las contraindicaciones de la hidrocinesiterapia son relativas, estando relacionadas al estado de salud de cada paciente. Lo principal, es evitar la proliferación de enfermedades dentro de las piscinas colectivas.

Por tal motivo, no es aceptable en este tipo de piscinas, participar de la terapia si se tienen heridas abiertas, supurantes o infecciones expuestas. Asimismo, debemos considerar la temperatura del agua.

En el caso de pacientes con cuadros severos de resfrío, pulmonías o afines, no se deberá aplicar agua fría. El agua caliente, por su parte, está contraindicada en casos de procesos infecciosos o inflamatorios, como la hepatitis, la gastroenteritis, laparasitosis intestinal, etc.

Existen otras enfermedades, que igualmente, requieren de la supervisión de un médico que apruebe o contraindique el uso de la hidrocinesiterapia. Algunas de estas enfermedades son: diabetes, tuberculosis, alteraciones cardiacas opulmonares graves y epilepsia.

Efectos fisiológicos de la hidrocinesiterapia

La hidrocinesiterapia ejerce reacciones diversas en el organismo, dependiendo de ciertos aspectos relacionados a su aplicación. Algunos de estos aspectos, son la temperatura del agua, el tiempo que dure la terapia y la condición física del paciente.

De manera general, la hidrocinesiterapia actúa sobre el sistema osteomuscular. Esta reacción se da porqué al flotar el cuerpo del paciente, se reduce la carga de peso a la que normalmente se encuentra sometido, liberando el sistema osteomuscular.

A nivel respiratorio, esta terapia ejerce cierta presión sobre la caja torácica, fortaleciendo los músculos relacionados con la inspiración. También, produce reacciones a nivel neurológico, que a su vez, influyen en la regulación del aparato digestivo y renal. Recordemos que la inmersión del cuerpo en el agua, genera respuestas positivas a nivel cardiaco, favoreciendo el retorno venoso y reduciendo el estancamiento sanguíneo en los miembros inferiores.

Técnicas de la hidrocinesiterapia

tecnicas-hidrocinesiterapia

Las aplicaciones terapéuticas de la hidrocinesiterapia, contemplan diversas técnicas de aplicación. Antes de iniciar cualquier terapia acuática, es necesario que el paciente pase una etapa de adaptación a las sensaciones del agua sobre su cuerpo y a la temperatura de la misma.

Si el paciente no se encuentra del todo cómodo dentro de la piscina, no será posible su relajación muscular. En la hidrocinesiterapia se aplican técnicas de movilización, entrenamiento de marcha, reeducación motriz y natación.

Una sesión de hidrocinesiterapia puede durar entre 10 a 30 minutos, dependiendo del estado de salud de cada paciente. Es recomendable que las primeras sesiones no sobrepasen los 15 minutos, para luego ir aumentando el tiempo gradualmente. A pesar de ser un sistema terapéutico alternativo, la aplicación de la hidrocinesiterapia no puede ser indiscriminada, estando sujeta a la recomendación de un médico especializado.

Patologías tratables con hidrocinesiterapia

Las áreas patológicas sobre las que actúa la hidrocinesiterapia pueden agruparse en cuatro. La primera que tenemos es la reumatología. Dentro de ella, consideramos los dolores articulares localizados en la columna vertebral, la cadera y la rodilla. También, es posible aliviar las patologías inflamatorias articulares crónicas.

A nivel neurológico, la hidrocinesiterapia es recomendada en pacientes que han sufrido accidentes cerebrovasculares agudos, lesiones medulares, periféricas o miopatías.

Otras patologías que comúnmente se tratan mediante la hidrocinesiterapia, son la traumatología y laortopedia. En este aspecto, podemos tratar fracturas, tanto de miembros inferiores (tobillo y pies) como de miembros superiores (lesiones del hombro).

También, es positivo como sistema de rehabilitación en pacientes en estados postquirúrgicos, procesos vertebrales dolorosos, lesiones ligamentosas o amputaciones.

Además de sus beneficios a nivel orgánico, la hidrocinesiterapia estimula al paciente psicológicamente, acelerando su recuperación.

Piscinas colectivas para la hidrocinesiterapia

piscinas-hidrocinesiterapia

Es importante que los pacientes que no tengan enfermedades contagiosas o heridas expuestas, puedan practicar la hidrocinesiterapia en compañía de otras personas.

Las formas y los tamaños de las piscinas colectivas, varían en función a las necesidades y al espacio disponible. De manerageneral, se considera que como medida mínima, una piscina terapéutica tenga  4 metros de largo por 2,5 metros de ancho, dentro de la cual, podrán caber entre 4 a 6 personas.
Su profundidad puede variar de los 0,9 centímetros, al metro y medio.

En el caso de piscinas grandes, en las que se realizan terapias hasta con 15 personas al mismo tiempo, las medidas son de 4 metros de largo por 12 de ancho.

Las piscinas terapéuticas tienen forma rectangular y son parcialmente cerradas. En ocasiones, las piscinas cuentan con diferentes zonas, en las que puede variar la profundidad del agua.

La temperatura del agua en la hidrocinesiterapia

El agua es el protagonista principal de hidrocinesiterapia. Por tal motivo, su nivel de temperatura será determinante para los resultados que deseemos obtener.

Las terapias con agua muy fría comprenden hasta los 15 grados centígrados. El agua fría, terapéuticamente, es considerada a partir de los 16 grados hasta los 23. Las terapias de agua tibia, abarcan temperaturas entre los 24 grados centígrados, hasta los 33.

Los terapeutas aceptan un nivel considerado como neutro o indiferente. En este nivel, se encuentran las temperaturas entre los 34 y los 36 grados. Se caracteriza porque la aplicación del agua es natural, sin el uso de ningún mecanismo que regule su temperatura.

Las terapias con agua caliente, se realizan a temperaturas que varían entre los 37 y los 40 grados centígrados, mientras que las muy calientes, van de los 41 a los 43 grados. Las aplicaciones de temperaturas extremas (muy frías o muy calientes) generan efectos estimulantes. Las temperaturas tibias, por el contrario, poseen propiedades relajantes o sedantes.

¡Apúntate al estilo GuiaFitness!
Mantente al día de lo último en deporte, vida sana, alimentación, de nuestras dudas en foros. ¡Colabora y sé parte de la comunidad GuiaFitness!
2106 (C) Todos los derechos reservados