La equitación es un deporte que te hace estar en continuo contacto la naturaleza. La relación que se establece con el caballo solo la pueden explicar aquellos que practican este deporte.  Dentro de la equitación encontramos la doma clásica, la base para cualquier disciplina pero que va mucho más allá, son pruebas de 5 a 7 minutos en el que el caballo y jinete deberán realizar una serie de ejercicios que serán puntuados de 1 a 10 por 3 o 5 jueces dependiendo de la prueba. El salto de obstáculos que consiste en saltar los obstáculos sin tirar ningún palo en el menor tiempo posible. Raid, Completo, Doma Vaquera, Polo  y Alta escuela son otras de las disciplinas más conocidas.

Aquí te ofrecemos toda la información que necesitas para saber más sobre equitación.

Disciplinas de equitación

Estas son algunas de las modalidades y disciplinas de equitación más conocidas y practicadas:

  • Doma Clásica: es la base para cualquier disciplina pero que va mucho más allá para aquellos que la practican. Son pruebas de 5 a 7 minutos en el que el caballo y jinete deberán realizar una serie de ejercicios que serán puntuados de 1 a 10 por los jueces. Dependiendo de la prueba habrá 3 o 5 jueces. Se dice que es la base de cualquier disciplina porque la doma es lo primero que el caballo debe aprender. A raíz de una doma en un nivel inferior, los caballos van estando preparados para aprender otras disciplinas. Sin embargo, los jinetes y amazonas que practican doma clásica son los que tienen más problemas a la hora de llegar a la perfección de los ejercicios realizados. Muchos dicen que es la disciplina más complicada de todas, y es que la doma clásica, es considerada un verdadero arte.
  • Salto de obstáculos: consiste en realizar un recorrido en el menor tiempo posible y sin tirar ningún palo. Cada palo que se tire serán 4 puntos. Cuantos más puntos peor puntuación.
  • Raid: disciplina en la que el caballo y jinete deberán realizar un recorrido por el campo. En el recorrido se encontrarán diferentes saltos naturales o artificiales que deberán superar. Es más complicado que el salto ya que juegas con el factor naturaleza y que un solo obstáculos llega a tener metros de separación. Es el salto para los más aventureros.
  • Completo: bien formado por indecisos o por aquellos que aman tanto la doma clásica como el salto de obstáculos. Si en un principio se puede pensar que estas dos disciplinas son opuestas, los jinetes de completo son la excepción que confirma la regla.
  • Doma vaquera: es realizada por aquellos que están más vinculados al campo. Muy común en Andalucía. Se realizan ejercicios parecidos a los de doma clásica pero de forma más acelerada.
  • Polo: Es un deporte en el que dos equipos de cuatro jugadores cada uno montados a caballo, intentan llevar una pelota de plástico o madera a la portería contrario.
  • Alta escuela: Es una disciplina en la que el caballo realiza una serie de ejercicios pero en este caso, el jinete esta pie a tierra. La Fundación Real Alta Escuela Andaluza de Arte Ecuestre es una de las pioneras junto con la Escuela de Viena.

Equitación en la competición

La competición es considerada un factor fundamental para aquellos que practican este deporte. Sea cual sea la disciplina resulta importante ir a concursos. Los concursos de equitación no solo sirven para competir con otros jinetes y caballos, sino que son importantes para conocer la opinión de los jueces sobre el rendimiento de tu caballo, para saber si vas por el buen camino o si por el contrario, el entrenamiento no esta siendo efectivo.

Dependiendo de la disciplina la competición de equitación será de una forma u otra. Suelen ser concursos de tres días, que la mayoría de las veces son viernes, sábado y domingo. Las pruebas a realizar están divididas en menores y mayores.  Las categorías de los menores dependerán de la edad que estos tengan. Podemos encontrar alevines, infantiles, juveniles 0*, juveniles y jóvenes jinetes.

Las pistas de los concursos deben ser reglamentarias y tener los metros establecidos en la RFHE. El número de caballos por prueba no está establecido. Habrá pruebas en las que haya inscritos tres caballos, y otras en las que serán 100 los jinetes que tendrán que competir por conseguir el oro. Para ir a una competición nacional debemos estar federados en la RFHE, pagar la inscripción y tener al día la guía del caballo. Por lo que la equitación es considerado un deporte costoso.

Equipo para la equitación

El equipo para el jinete es fundamental si quieres practicar equitación. Es fundamental para empezar unos pantalones, casco, guantes y botas. Las botas pueden ser de goma o de cuero, si eliges las segundas, suelen hacerlas a medida y precio será muy superior que si te las compras de goma o caucho. Para los principiantes y niños es recomendable usar unas de goma, ya que puede que no te guste el deporte o que el pie crezca y no te merezca la pena gastarte 200 o 300€ mínimo que te cuestan unas de cuero frente a unos 30 que te pueden costar las de goma.

El equipo para el caballo suele tener precios más elevados que el del jinete. Lo fundamental es una montura con las acciones de estribos y los estribos, cabezada con filete y bocado, vendas o protectores, campanas, sudaderos, cabezada de cuadra, ramal, cuerda, mosquetón, bridas, mantas de secado, de invierno, riñoneras, riendas alemanas si fuesen necesarias, orejeras si tu caballo es asustadizo, equipo de limpieza del caballo con cepillos, limpia cascos, tijeras, peine, botiquín etc.

Cuidado y alimentación del caballo

El cuidado y la alimentación del caballo es fundamental para su salud y su rendimiento deportivo. La alimentación del caballo debe darse tres veces al día, desayuno, comida y cena. Una buena cantidad de forraje es imprescindible para que el caballo no se quede con hambre y se coma la paja de la cama o tontee con la viruta. La cantidad de heno y pienso que echemos a nuestro caballo dependerá fundamentalmente de su peso, edad, actividad física y de la calidad del forraje. Lo normal es echar al rededor de 3 libros de heno y un cazo o un cazo y medio de pienso en el desayuno, algo más en la comida, y la misma cantidad que en el desayuno en la cena.

Como ya hemos dicho el cuidado es muy importante para su salud, más allá de los entrenamientos la forma en la que este cuidado, la higiene y la cama forman un factor fundamental. Las camas de los caballos deben ser lo suficientemente altas para que estos no se rocen con el suelo y así evitar futuras heridas. Podrán ser de paja o de viruta, dependiendo del caballo.  Y en último lugar, hablaremos del herraje. El herraje también es muy importante en la equitación ya que el dependerá todo el entrenamiento y nos evitará lesiones. Lo normal es llamar al herrador una vez cada 20 o 30 días para que nos ponga herraduras nuevas y nos recorte los cascos.

El entrenamiento para la equitación

Si lo que queremos es dedicarnos a la competición en equitación, el entrenamiento es la parte más importante para conseguir altos rendimientos. No existe un método de entrenamiento exacto que nos asegure el éxito deportivo, ya que cada caballo es un mundo. No podemos hacer un mismo entrenamiento para todos los caballos sea cual sea la disciplina, ni siquiera podemos seguir un mismo entrenamiento para un solo caballo ya que, dependiendo del nivel en el que se encuentre necesitaremos trabajarlo de una forma u otra.

Por otra parte, muchas veces nos creemos que cuanto más trabajemos a un caballo, mejor lo estamos haciendo. Eso es un grave error. Es cierto que la media de trabajo para cada caballo es al rededor de una hora, pero no siempre es así. El entrenamiento de un caballo es muy variado. En ocasiones será necesario una hora, hora y media, incluso de forma excesiva y muy puntual dos horas, y en otras ocasiones nos bastará con 30 minutos.

Para saber que entrenamiento es el adecuado para tu caballo, tendrás  que proponerte unos objetivos a corto plazo e ir resolviendo los problemas que te vayan surgiendo por el camino para mejorarlos. Si tu solo no eres capaz de dar con el trabajo adecuado, lo mejor es que cuentes con la ayuda de un profesional, un entrenador que te ayude en todo lo que necesites.

Instalaciones adecuadas para practicar equitación

Disponer de unas instalaciones adecuadas es importante a la hora de tener en cuenta la comodidad en la que se encontrará tu caballo. Muchas veces debido al precio elevado que estas instalaciones requieren tenemos que establecer nuestro caballo en otras de menor calidad. Es uno de los inconvenientes de la equitación.

El que tengamos unas buenas pistas dónde entrenar, siendo de geotextil las mejores, unas cuadras grandes y acolchadas, un mozo que atienda las necesidades de nuestro caballo, un caminador, un cubierto al menos para los días de frío y lluvia, un guadarnés o varios amplios, incluso una pista de galope hace que el precio aumente. Todo esto acompañado de un bar o un restaurante para cubrir nuestras necesidades hacen de una hípica, el lugar perfecto para pasar los sábados y domingos después de montar.

Los precios de una hípica con estas instalaciones y pupilaje pueden llegar a los 1000€, sin tener en cuenta en muchas ocasiones el mozo. En el precio tampoco suele ir incluido la alimentación de nuestro caballo. Sin embargo también existen hípicas de menor nivel, con pistas más pequeñas, que no suelen ser reglamentarias pero que te permite trabajar al caballo de forma adecuada y de tierra de sílice, cuadras de menor tamaño y sin acolchar y guadarnés. Estas hípicas tienen un precio mucho menor, de unos 300 o 400 € al mes con pupilaje, alimentación y mozo y/o entrenador incluido.

Coach deportivo para equitación

En muchas ocasiones los profesionales de la equitación cuentan con la ayuda de un coach o psicólogo deportivo. También son muchos casos en los que se recurren a los entrenadores personales. Y es que, los coach o psicólogos deportivos pueden llegar a ser de mucha utilidad en tu carrera deportiva.

A simple vista puede parecer a una tontería  pero en este deporte, el animo y el rendimiento están muy unidos. Al depender de un animal, puede haber momentos en los que las cosas no salgan como tu esperas o como tu quieres, que estés trabajando todos los días y obtengas buenos resultados en casa, pero al salir a la pista de concurso sea un desastre. Para todo esto la ayuda de un coach no está de más.

Son muchos los jinetes y amazonas que pierden la confianza en sí mismos o que se hunden y no saben por dónde seguir cuando las cosas no están bien. Ahí los coach tienen un papel fundamental. Te pueden ayudar a recuperar la confianza y saber por dónde seguir, a controlar tus nervios antes de entrar a pista, a ver tus posibles fallos desde el punto de vista psicológico en la competición, incluso a controlar las caras y los gestos que se llegan a poner del esfuerzo mientras compites.